El político y exdiplomático indio Hamid Ansari resultó hoy reelegido vicepresidente de la India tras imponerse a su rival de la oposición en votación del Parlamento, informaron medios locales.

Ansari, ex diplomático y académico musulmán de 75 años, repetirá en el cargo tras cosechar el apoyo de las fuerzas gubernamentales con un total de 490 votos, frente a los 238 que obtuvo su rival, el opositor Jaswant Singh, de acuerdo con la agencia india PTI.

La votación comenzó por la mañana y se prolongó hasta las 17.00 horas locales (11.30 GMT), a cargo de los legisladores nacionales indios.

El cargo de Ansari, aunque más bien ceremonial, implica también la presidencia de la Cámara Alta india y una interlocución habitual con los líderes extranjeros que visitan el país, considerado la mayor democracia del mundo.

Mientras que en las elecciones presidenciales, celebradas el pasado 19 de julio, votaron casi 5.000 legisladores del Parlamento y las diversas asambleas regionales, para la vicepresidencia tan sólo lo hicieron los miembros de las dos cámaras del Parlamento nacional.

Ansari es un intelectual bengalí de origen aristocrático y maneras calmadas, y su gestión al frente de la vicepresidencia en la pasada legislatura le valió un apoyo renovado de la coalición gubernamental, liderada por el Partido del Congreso de Sonia Gandhi.

En razón de su cargo será el principal relevo del nuevo presidente indio, el veterano político Pranab Mukherjee, un septuagenario exministro del Partido del Congreso que se impuso con comodidad en las pasadas elecciones de julio.