El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy a las autoridades de Irak y a los refugiados iraníes del campamento de Ashraf que eviten la violencia y colaboren "pacíficamente" para concluir su traslado "tan pronto como sea posible" al campamento temporal de Hurriya.

Ban exhortó a ambas partes a "continuar trabajando constructivamente con vistas a concluir de manera pacífica el traslado de los todavía residentes (del campamento de Ashraf) tan pronto como sea posible", dijo su portavoz, Martin Nesirky, en un comunicado.

El máximo responsable de la ONU expresó su gratitud al Gobierno irakí por su colaboración en el traslado hasta el momento de cerca de 1.935 refugiados de ese campamento y agradeció a los residentes "su colaboración en los primeros traslados".

Ban animó a los residentes que aún se encuentran en el campamento de Ashraf "a cooperar con el Gobierno irakí, respetar la legislación nacional y prepararse para su traslado al campamento Hurriya sin mayor demora", mientras que pidió a Bagdad que siga respetando "sus obligaciones humanitarias internacionales y ejerza la moderación".

"El secretario general reitera que se debe evitar la violencia a toda costa", añade el comunicado, en el que Ban volvió a instar a los Estados miembros de la ONU a permitir la entrada a todas aquellas personas que se encontraban en el campamento de Ashraf que cumplan los requisitos para obtener el estatus de refugiados.

En el campamento de Ashraf residían desde hace casi 20 años unos 3.400 opositores del régimen iraní pertenecientes al grupo de los Muyahidines del Pueblo de Irán, que dejó las armas en 1990.

La gestión del campamento de Ashraf estuvo a cargo de las fuerzas de Estados Unidos desde la invasión de Irak, en marzo de 2003, hasta 2009, cuando pasó a manos iraquíes.

Desde entonces, los iraníes que residían en el campo han denunciado en varias ocasiones agresiones cometidas por las autoridades de Irak.

El nuevo campo Hurriya, conocido también como Liberty y situado también en Irak, fue el lugar designado por la ONU para el traslado de los opositores iraníes de forma temporal antes de trasladarlos a terceros países para acabar con el conflicto.