El candidato republicano a la presidencia de EE.UU., Mitt Romney, genera mayor confianza en materia económica, aunque su rival demócrata, Barack Obama, lo supera en intención de voto en estados que serán clave en las elecciones presidenciales, según una encuesta publicada hoy.

El sondeo, difundido por la cadena NBC y el diario The Wall Street Journal, apunta que la economía, muy presente en la actual carrera presidencial, será clave para decidir el ganador de los comicios del próximo noviembre.

El 43 % de los encuestados señaló que el virtual candidato republicano, Mitt Romney, cuenta con mejores ideas para mejorar la economía, comparado con el 36 % que apostaría por las propuestas de Obama.

Sin embargo, el presidente de EE.UU. y candidato demócrata cuenta con mejores intenciones de voto en estados que serán decisivos para decantar los resultados electorales, como los norteños Ohio (con cuatro puntos de ventaja), Iowa (un punto) y Nuevo Hampshire (cinco puntos por encima).

Y la economía también explica esa ventaja, apunta el informe. En los tres estados los niveles de desempleo han descendido y se encuentran actualmente por debajo de la media nacional, del 8,2 % del total de la población activa.

En estados clave donde el paro supera el promedio estadounidense, la situación es más ambigua para Romney, con una ligera ventaja en Carolina del Norte, pero dos puntos por debajo que Obama en Michigan.

Los indecisos, los "swing states", son una docena de estados donde pueden ganar tanto los republicanos como los demócratas y donde los partidos están centrando buena parte de sus recursos.

Entre ellos, también están presentes Colorado, Florida, Nevada, Nuevo México, Pensilvania, Virginia y Wisconsin.

Más allá de la economía, el 49 % de los estadounidenses cree que Obama vela más por la clase media del país, frente al 33 % que lo cree de Romney.

También valoran la experiencia del actual presidente del país, ya que el 48 % ve a Obama con más aptitudes para gobernar entre 2013 y 2017, 16 puntos por delante de Romney.

El sondeo, con un millar de encuestados, tiene un margen de error del 3 % más o menos.