Unasur exigirá un proceso electoral transparente en Paraguay para readmitir a este país tras la destitución de Fernando Lugo, indicó hoy el presidente peruano del grupo de alto nivel de Unasur formado para seguir y evaluar la situación paraguaya, Salomón Lerner Ghitis.

Esta será una de las condiciones mínimas de democracia que los miembros de Unasur han decidido pedir a Paraguay en la primera reunión de este grupo celebrada en Lima, donde Perú ostenta la presidencia pro témpore de la organización en detrimento de Paraguay.

Unasur apartó a Paraguay de su presidencia y de su institución al considerar que el proceso que llevó a Lugo a su destitución como presidente del país, y a su vicepresidente, Federico Franco, a la Presidencia, no contó con las garantías suficientes.

Además esta unión de naciones requerirá que las elecciones sean "equitativas, y que exista un respeto a las libertades políticas y a los derechos humanos como el respeto a la libre expresión, a la reunión de los distintos partidos políticos y a un tribunal electoral que respete a todos los participantes".

Salomón Lerner aclaró que el objetivo primordial de Unasur no es que Fernando Lugo regrese al poder, "porque es un tema interno de Paraguay", sino realizar "un seguimiento político de todos los acontecimientos, puesto que a falta de ocho meses para el proceso electoral existe una ruptura democrática".

Para ello este grupo de seguimiento de la crisis paraguaya elaboró en su primera reunión "un programa de trabajo conjunto con informes periódicos de evaluación" que se elaborarán en las próximas semanas para la segunda reunión del grupo, que se celebrará el 13 de agosto también en Lima.

Las evaluaciones se realizarán "a través de las diferentes embajadas acreditadas todavía en Paraguay" ya que Unasur aún no mantiene ningún contacto con el actual Gobierno paraguayo, según reconoció Lerner.

"También contemplaremos algunas reuniones con otros grupos institucionales de otros países con el fin de intercambiar ideas sobre la situación paraguaya", añadió.

Asimismo Salomón Lerner reiteró que la readmisión de Paraguay en Unasur "depende de su comportamiento y del cumplimiento las condiciones mínimas, con su correspondiente evaluación y seguimiento".

A juicio del presidente del grupo, "todos los países que cortan la vía democrática tienen derecho a restablecerse dentro de un proceso de transparencia".

Además del expresidente del consejo de ministros peruano, este grupo de evaluación lo conforman el embajador brasileño Guillermo Patriota, el argentino Rodolfo Mattarollo, el chileno Arturo Fermandois, la ecuatoriana Lorena Escudero y el surinamés Glenn Alvares.