El arzobispo de Miami, Thomas Wenski, dijo hoy que la muerte del opositor cubano Oswaldo Payá, quien falleció el domingo en un accidente de tráfico en Cuba, es un "revés" para la "pequeña sociedad civil" de la isla caribeña .

"Cuba y el mundo lloran a Oswaldo Payá. La muerte inesperada y trágica de este activista de derechos humanos es, sin duda, un golpe y un revés para la pequeña sociedad civil de Cuba", expresó Wenski en un comunicado.

Destacó que el ejemplo y el valor del primer opositor cubano que recibió el Premio Sájarov del Parlamento europeo en 2002, seguirá inspirando a las personas tanto dentro como fuera de Cuba que trabajan y luchan por una "pacífica y real transición a una forma democrática de gobierno" en el que los derechos humanos y el imperio de la ley estén protegidos.

"Fue un patriota y un católico comprometido: su visión de Cuba estaba fundamentada tanto en las enseñanzas católicas sociales como en el pensamiento de Félix Varela y José Martí. Como hombre de fe cristiana que no tenía miedo a dar testimonio de la esperanza en la caridad y en la verdad", dijo el religioso.

La Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) también expresó su "profunda consternación" por la muerte en un "'extraño' accidente automovilístico del líder" de la disidencia cubana, creador del proyecto Varela.

"(...) Nos unimos al dolor del noble pueblo cubano que lucha por un cambio desde dentro de la isla y también nos unimos al dolor que embarga al glorioso exilio cubano que sigue luchando desde afuera por un cambio en ese país, dominado por los asesinos hermanos Castro", manifestó en un comunicado.

Veppex informó que se une a "las voces que están solicitando una investigación a nivel internacional para esclarecer la muerte de este valiente luchador cubano, quien recientemente había denunciado persecuciones y problemas con el nefasto régimen de La Habana".

"Ante un historial largo de arbitrariedades y practicas asesinas para eliminar y erradicar la disidencia dentro de la isla, no es descartable que la muerte de Oswaldo Payá no sea producto de un accidente, sino de un hecho provocado por el régimen de Cuba", señaló.

Payá, autor del "Proyecto Varela" una iniciativa presentada en 2002 en el Parlamento cubano con el aval de miles de firmas para promover una transición pacífica hacia la democracia, falleció el domingo.

El líder del Movimiento Cristiano de Liberación murió en Bayamo, a más de 750 kilómetros al este de la capital cubana, en un accidente de tráfico en el que falleció también el cubano Harold Cepero, de 31 años y miembro del MCL.

En el siniestro resultaron heridos leves el joven español Ángel Carromero, vicesecretario de Nuevas Generaciones del Partido Popular (PP) en Madrid, y el ciudadano sueco Jens Aron Modig, quienes este lunes fueron dados de alta del hospital de Bayamo, donde recibieron asistencia médica.

Los cuatro viajaban en un vehículo de alquiler que, según la versión oficial, perdió el control e impactó contra un árbol.

Pero varias organizaciones del exilio cubano en Miami sospechan que el accidente fue un "atentado" orquestado por el régimen de la isla.