El jefe del estado mayor conjunto de EE.UU., el general Martin Dempsey, recibió hoy en el Pentágono a su homólogo ruso, Nikolai Makarov, pese a las diferencias entre sus países sobre la crisis en Siria o el escudo antimisiles.

Ambos líderes se reunieron para discutir "asuntos de seguridad internacional y métodos para fortalecer la relación militar", indicó el portavoz de Dempsey, el comandante de la Marina, Scott McIlnay.

McIlnay señaló que esta fue la primera reunión "sustancial" entre el general Dempsey con su homólogo ruso desde que asumió su actual cargo en junio de 2008, aunque coincidieron brevemente en enero y abril en reuniones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Durante su encuentro en Washington discutieron sobre "asuntos de seguridad de interés común en Afganistán, y Oriente Medio, incluido Siria, Asia-Pacífico, y la defensa antimisiles".

Asimismo trataron sobre el grupo de cooperación bilateral establecido para identificar áreas de cooperación, coordinación de proyectos conjuntos, desarrollar contactos militares, discutir asuntos de seguridad mutua, entre otros aspectos, que incluyen visitas, intercambios educativos y ejercicios.

Las posturas de ambos países difieren sobre la solución a la situación en Siria. EE.UU. sigue apostando por una transición política que implica la salida del poder del presidente sirio, Bachar Al Asad, algo a lo que Rusia se ha mostrado reacia.

Aparte de los desacuerdos sobre Siria, el principal problema bilateral es el escudo de defensa antimisiles de la OTAN en Europa, que Rusia ve como una amenaza.