El primer ministro de Haití, Laurent Lamothe, dijo hoy que llegó el momento de que su país comience a tomar medidas en contra del contrabando de mercancías desde la República Dominicana, ya que, en su opinión, está actividad afecta al fisco y a la economía haitiana.

Entrevistado por periodistas locales mientras visitaba la frontera dominico-haitiana y coincidiendo con la celebración del mercado binacional de los viernes, Lamothe afirmó que se deben establecer mayores controles y que se respeten las leyes para que los dos países que comparten la isla caribeña la Española puedan ver los resultados de la actividad comercial.

Asimismo, anunció que impartió instrucciones para que los funcionarios de la ciudad haitiana de Ouanaminthe, ubicada a 600 metros de la provincia dominicana Dajabón, y otras que colindan con la República Dominicana, comiencen a enfrentar el contrabando de mercancías a su territorio.

Por otro lado, Lamothe declaró que nunca se refirió al cierre de los mercados binacionales que operan los lunes y viernes en las provincias de Dajabón (noroeste) y Pedernales (suroeste), como publicaron algunos medios locales, si no que habló de regular el cobro de los impuestos para que lleguen al fisco de Haití.

Sin embargo, el líder sindical haitiano Chipa Pie dijo que el primer ministro está "equivocado en su propuesta", porque los comerciantes haitianos pagan sus impuestos cuando llevan mercancías desde la República Dominicana.

En tanto, los comerciantes Roul Joseph y Odelio Jean Martínez, dijeron que el Gobierno haitiano está tratando de buscar una solución al déficit fiscal, "cortando la soga por el lado más delgado", por lo que recomendaron "exigir a los ricos de su país que paguen impuestos y que no se siga sacrificando a los más pobres, que ya no aguantan más".

Joseph dijo en declaraciones a Efe que atentar contra el mercado binacional afecta de manera considerable a la República Dominicana, ya que, en su opinión, ese intercambio comercial "amortigua la inmigración de haitianos indocumentados" hacia el país.

Opinó que si no existiera el mercado binacional, localidades haitianas como Ouanaminthe, Fort Liberté, Trou du Nort, Limonade, Capotien y otros pueblos cercanos a la frontera dominicana "estarían desolados porque ya la mayoría de sus habitantes estarían viviendo en territorio dominicano, particularmente en la ciudad de Santiago, que es el destino preferido".

Aunque no hay cifras oficiales, se estima que cerca de un millón de haitianos reside en el país, la mayoría en situación irregular, dedicados a trabajos agrícolas, hostelería, construcción y otros sectores.