El canciller paraguayo, José Fernández, agradeció hoy a la misión de la OEA que llegó a Asunción a evaluar la situación tras el cambio de poder, que "por primera vez" hayan permitido a las nuevas autoridades "exponer" su versión de los hechos.

"Si algo yo agradezco a la delegación es que es la primera vez que nos permiten exponer. Ellos preguntan y nosotros contestamos. Ese es el espíritu que espero se vaya introduciendo en otros organismos internacionales", dijo Fernández en rueda de prensa.

La misión, encabezada por el secretario general de la OEA (Organización de Estados Americanos), José Miguel Insulza, se reunió hoy con Fernández y con el nuevo presidente del país, Federico Franco.

Seguidamente, acudió a entrevistarse con el destituido Fernando Lugo y hoy también tiene previstos contactos con representantes de los poderes Legislativo y Judicial.

El canciller observó que Insulza "está muy bien informado de lo que pasa en Paraguay, por la calidad de las preguntas".

"Respondimos que las instituciones están plenamente vigentes, las tropas están en sus cuarteles, que la Policía garantiza el orden, que hay absoluta libertad de prensa, que no hay restricciones de ningún tipo, que no hay presos políticos", agregó.

Fernández reitero que la delegación tiene "absoluta libertad" para entablar los contactos que desee.

La misión estará en Asunción hasta mañana, dijo a Efe una fuente de la oficina asuncena de la OEA.