La XLIII cumbre del Mercosur comenzará este jueves en la ciudad argentina de Mendoza con la reunión de cancilleres, previa a la cita presidencial que los mandatarios del bloque y de la Unasur mantendrán el viernes para analizar la crisis en Paraguay, el gran ausente de las reuniones.

Los cancilleres de la región empezaron a llegar este miércoles a Mendoza, unos mil kilómetros al oeste de Buenos Aires, para participar de las cumbres del Mercosur y en la convocatoria extraordinaria de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que se centrarán en analizar la situación creada en Paraguay tras la destitución de Fernando Lugo.

Los ministros de Exteriores de Argentina, Brasil y Uruguay abrirán mañana las discusiones de la cumbre del Mercosur, con la suspensión de su cuarto miembro, Paraguay, en señal de rechazo al proceso de juicio político que llevó adelante el Parlamento paraguayo para destituir el pasado viernes al exobispo.

La suspensión de Paraguay en la cumbre, también apoyada por los Estados asociados al Mercosur (Chile, Perú, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Colombia), responde a una "enérgica condena a la ruptura del orden democrático" en ese país.

A los debates pueden sumarse este jueves otros cancilleres, como la colombiana María Ángela Holguín, que hoy emprendió viaje a Mendoza, aunque el mandatario de ese país, Juan Manuel Santos, aún no confirmó si viajará a Argentina para participar en la cumbre presidencial de Unasur prevista para el viernes, informaron fuentes oficiales.

El secretario general de la Unasur, el venezolano Alí Rodríguez, también viajó ya a Mendoza para acudir el viernes a la cita extraordinaria de jefes de Estado en la que se analizará la situación creada tras la destitución de Lugo, reemplazado por el liberal Federico Franco, no reconocido por algunos de los países de la región.

La agenda de los socios de Mercosur incluye otros temas a debatir, como la propuesta de China para estudiar la creación de un área de libre comercio común con el bloque.

Entre sus asuntos pendientes se cuenta la propuesta de Argentina de elevar el arancel externo común (AEC) del Mercosur desde un promedio actual del 14 % hasta el máximo del 35 % permitido por la Organización Mundial del Comercio, en un contexto de crisis global.

Los mandatarios de Argentina, Cristina Fernández, de Brasil, Dilma Rousseff, y de Uruguay, José Mujica, serán los encargados de abrir el viernes los debates del Mercosur, que finalizarán con la asunción de Brasil como presidente temporal del segundo semestre de 2012, para dar paso luego a la cumbre extraordinaria de Unasur, a la que se espera que se sumen otros presidentes.

El peruano Ollanta Humala, que recibirá la presidencia temporal de la Unasur que tenía Paraguay, afirmó este martes que acudirá a la cita en Mendoza, donde se espera al boliviano Evo Morales y el ecuatoriano Rafael Correa.

También está prevista la presencia del chileno Sebastián Piñera, mientras el venezolano Hugo Chávez, cuyo país está en proceso de adhesión al Mercosur, no ha confirmado aún su participación.

Lugo, que inicialmente había anunciado su presencia en la cita de la Unasur, desistió porque no quiere "influir" en las deliberaciones de sus "compañeros", que aún no han adoptado una posición común sobre la situación de Paraguay.

La Organización de Estados Americanos (OEA) también abordará esta semana la destitución de Lugo y enviará una misión especial a Asunción encabezada por el secretario general del organismo, José Miguel Insulza.