El ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, calificó hoy de "indignante" el derribo el viernes de un avión militar turco por parte de Siria y aseguró que el régimen de Damasco deberá responder por esta acción.

En un comunicado divulgado hoy en Londres por el 'Foreign Office', Hague dijo que el comportamiento de Siria es inaceptable y prometió que el Reino Unido está dispuesto a exigir una acción decisiva en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Tras manifestar su profunda preocupación por este incidente, Hague informó de que ayer habló con el ministro turco de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu, quien le informó de que el caza fue derribado sin advertencia alguna.

"Este acto indignante pone de manifiesto cuán lejos e inaceptable ha llegado el comportamiento del régimen sirio", afirmó Hague, quien hizo llegar a Turquía el pleno apoyo del Gobierno británico.

El jefe de la diplomacia británica, que manifestó su solidaridad con las familias y los amigos de los pilotos desaparecidos, puntualizó que el régimen de Damasco no debe pensar que puede actuar con impunidad pues -dijo- "deberá responder por su comportamiento".

"Este incidente deplorable pone de manifiesto la urgente necesidad de encontrar una solución a la actual crisis en Siria a fin de acabar con la violencia y conseguir una verdadera transición política", agregó el ministro británico.

Davutoglu anunció hoy que Turquía notificará a la OTAN y al Consejo de Seguridad de ONU el derribo de su caza por Siria.

El ministro hizo este anuncio hoy, en una entrevista en la televisión pública TRT-1, en la que también avanzó que el derribo tuvo lugar en el espacio aéreo internacional.