El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, vaticina en una entrevista con "Der Spiegel" que la Unión Europea (UE) va a experimentar una rápida y radical integración que pasa por una fuerte cesión de soberanía nacional.

El titular de Finanzas y candidato a jefe del Eurogrupo da por hecho que su país deberá refrendar en el futuro una nueva Carta Magna por referendo para permitir esa transformación política de la UE.

"No sé cuándo será (el momento en el que se alcance el límite de la ley fundamental alemana), eso no lo sabe nadie. Pero doy por supuesto que podría venir antes de lo que yo mismo pensaba hace unos pocos meses", apunta el veterano político cristianodemócrata en la entrevista, avanzada hoy por dicha publicación.

"Hace algunos meses hubiese dicho: '¿En cinco años? ¡En la vida!' Pero ahora ya no estoy tan seguro", apostilla.

Schäuble se muestra totalmente a favor de estos cambios y aboga por reformar en profundidad la arquitectura política de la UE para dotar de una mayor "legitimidad democrática" a su proceso de toma de decisiones.

"Hasta ahora los países miembros (de la UE) tenían casi siempre la última palabra. Eso no puede seguir así. Debemos ceder a Bruselas más competencias en áreas políticas importantes, sin que los Estados nacionales puedan bloquear las decisiones", afirma.

Pero no se queda ahí, el ministro alemán añade que debería fortalecerse el Parlamento Europeo (PE), que la Comisión Europea (CE) debería seguir evolucionando hasta convertirse en un "verdadero gobierno" y que su presidente debería ser elegido directamente por todos los ciudadanos europeos.

"La Europa del futuro no será un estado federal al estilo de los Estados Unidos o de la República Federal Alemana. Tendrá su propia estructura. Es un apasionante intento", indica.

No obstante, advierte Schäuble, este proceso no estará exento de peligros, entre los que destaca la posibilidad de que algún país quiera abandonar la UE y "poner en duda" lo que se ha obtenido: "desde el mercado común hasta la libertad de movimiento en Europa".

"Pero salirse de la UE sería un absurdo. El mundo está cada vez más compactado (...) ¿y en Europa cada país quería buscar su propio camino? Eso no puede ser, no podrá ser y no debe ser", afirma Schäuble.