El ministro de Medio Ambiente de Alemania, Peter Altmaier, expresó hoy en la Cumbre de la Río+20 el compromiso de su país con la economía verde y ofreció cooperación con otras naciones para poner en marcha programas de desarrollo sostenible.

La economía verde fue uno de los ejes de la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Río+20 que concluye hoy con un documento en el que 193 países aprueban su implantación, pese a las críticas de diversos movimientos sociales que ven en esa iniciativa un movimiento del capitalismo para apoderarse de los recursos naturales.

"Alemania se compromete con la economía verde y con la cooperación con todos los países interesados", manifestó Altmaier en su discurso, en el que indicó además que empresas germanas pueden ayudar en esa iniciativa mediante la capacitación a naciones en desarrollo.

Según el ministro, los políticos actuales tienen una "responsabilidad" con las generaciones futuras y destacó la necesidad de "llevar la economía verde a la mente y los corazones de todas las personas" del mundo.

Altmaier recordó el compromiso de Alemania de cerrar todas las plantas nucleares para 2022 y el objetivo de conseguir hasta 2050 que al menos el 80 por ciento de la electricidad consumida en el país provenga de fuentes renovables.

Según dijo, eso ayudará a alcanzar el objetivo de reducir las emisiones de gases contaminantes hasta en un 95 por ciento para 2050.

"La transformación del sistema de energía del mundo es esencial", manifestó el ministro, quien destacó que Alemania está comprometida con "objetivos claros" en materia de energía sostenible.