El presidente panameño, Ricardo Martinelli, anunció hoy que presentará una ley para derogar una sala de asuntos constitucionales del Supremo, creada en 1999, cuyos tres magistrados ya había designado bajo fuertes críticas opositoras.

"Me he comprometido" con el monseñor José Domingo Ulloa en que "vamos a someter (al Parlamento) un proyecto para derogar la ley que creó la Sala V", afirmó Martinelli en las escalinatas de la Presidencia tras reunirse con el arzobispo de Panamá.

La designación de los magistrados de la Sala Constitucional fue uno de los detonantes de las fuertes protestas opositoras entre lunes y martes pasados tanto dentro como en los alrededores de la Asamblea Nacional, que obligaron a Martinelli a anunciar ayer que retiraba del Parlamento el pedido de ratificación de esos jueces.

La Sala V de Asuntos Constitucionales fue creada en 1999 por el entonces presidente Ernesto Pérez Balladares (1994-1999) pero nunca se ha instalado porque el nombramiento de sus tres magistrados estaba pendiente.

Martinelli intentó resucitar la Sala y designó a sus tres magistrados que, como dicta la ley, debían ser ratificados por el Parlamento, lo que se daba por seguro debido a que el oficialismo cuenta con la mayoría parlamentaria.

Según los dirigentes de la oposición, Martinelli buscaba activar la Sala V para utilizarla para abrir la puerta a su supuesta reelección inmediata, prohibida por la Constitución, o para favorecer al candidato de su partido en las elecciones de 2014.

El gobernante, que ha negado alguna intención de presentarse a la reelección, dijo este miércoles que espera que a partir de la derogación de la ley que creó la Sala V, los partidos políticos panameños se comprometan a no volver a tocar el tema.

La reunión con Ulloa fue anunciada el martes por Martinelli, después de que retiró de la Asamblea Nacional tanto la ratificación de los jueces de la Sala V como un proyecto para permitir la venta de las acciones del Estado en las empresas telefónica y de generación eléctrica.

Martinelli anunció ayer que llevaría el tema de la venta de las acciones en las empresas mixtas a la mesa de Concertación Nacional, que aglutina a representantes de los sectores vivos del país, y que pediría a Ulloa y otros prelados de la Iglesia servir como mediadores de un "amplio debate" en torno al tema.

En ese sentido, el presidente aclaró este miércoles que llevará a la Concertación Nacional la propuesta de venta de las acciones del Estado en las empresas hidroeléctricas y de telefonía.

Explicó que en esa discusión estará excluida la eventual venta de las acciones públicas en las compañías de distribución eléctricas, ya que esa posibilidad quedó abierta en los contratos de privatización firmados en 1998.

El Estado panameño es dueña del 49 % de las acciones de la telefónica Cable & Wireless y de las empresas de generación y distribución eléctrica.

Por su parte, monseñor Ulloa hizo un llamado a la paz, a la concordia y a la no violencia y solicitó a los panameños rescatar las instituciones.