El relator especial de Naciones Unidas sobre la Libertad de Expresión y Opinión, Frank La Rue, recriminó hoy a Israel que limite por ley el espacio a la crítica, que haya multiplicado las penas por delito de difamación, y que restrinja las libertades individuales de los palestinos.

La Rue realizó una visita a Israel y a los Territorios Palestinos Ocupados el pasado diciembre para verificar el cumplimiento de la libertad de opinión y expresión de los ciudadanos, así como el margen de maniobra de los periodistas, tanto nacionales como internacionales, para ejercer su trabajo.

El relator expresó "su preocupación por los intentos de Israel de disminuir el espacio para la crítica en el propio país en relación a sus políticas y prácticas de ocupación, incluyendo la adopción de una serie de leyes muy restrictivas en el Knesset (Parlamento)".

Esa tendencia que se concreta, por ejemplo, en la prohibición de conmemorar el día de la independencia de Israel como un día de duelo; la prohibición de boicotear o solicitar el boicot de productos israelíes, incluyendo aquellos producidos en los asentamientos de Cisjordania; y el incremento seis veces de las multas por difamación.

Asimismo, La Rue recomienda al gobierno israelí que acabe con la figura del Censor, y que las restricciones a la libertad de expresión justificadas en el supuesto atentado contra la seguridad nacional sean reguladas por Ley.

También criticó "el tratamiento discriminatorio hacia los palestinos ciudadanos de Israel".

Respecto a los Territorios Palestinos Ocupados, el relator especial censuró los obstáculos a los que deben hacer frente los periodistas para llevar a cabo su trabajo a causa de las "restricciones a su libertad de movimientos impuestas por el gobierno de Israel".

"Lo que incluye que se acabe con la práctica de detenciones arbitrarias e incautación de material de los periodistas", precisó.

"El derecho a la libertad de movimientos es crucial para el trabajo de los defensores de los derechos humanos y periodistas para que puedan tener acceso a la información y puedan evaluar, registrar y comunicar las violaciones a los derechos humanos y otros temas de interés público".

En Cisjordania, La Rue reprochó las detenciones de periodistas, defensores de derechos humanos y blogueros "que son arbitrariamente detenidos e interrogados por las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina por haber expresado opiniones críticas".

Asimismo, el relator reprobó a las autoridades israelíes por "imponer restricciones ilegales al derecho a la asamblea" en Cisjordania.

Un comentario que se extiende a Jerusalén Este, donde La Rue destaca las "restricciones impuestas por el gobierno de Israel al derecho de los palestinos a buscar, recibir e impartir ideas y opiniones".

"El requerimiento de lealtad al estado de Israel en Jerusalén Este es una clara violación de la ley internacional y socava el derecho a la libertad de opinión y expresión y debería ser rechazado".

La Rue pide, asimismo, a la Autoridad Palestina que no despenalice la difamación, y que los altos funcionarios que tengan mayor tolerancia ante la crítica.

En Gaza, La Rue expresó su preocupación por las restricciones impuestas por las autoridades a la libertad de expresión y de asamblea, y pidió que se permita el trabajo de los periodistas nacionales y extranjeros sin intimidación ni acoso.

Además, el relator solicita a las autoridades que promuevan una cultura de tolerancia hacia la divergencia y la crítica.