El pleno del Parlamento de Venezuela aprobó hoy un acuerdo de apoyo al reclamo del pueblo indígena pemón que exige a Alemania la devolución de su sagrada "Piedra Kueka", expuesta desde 1999 en el parque Tiergarten, del centro de Berlín y que fue extraída del sur del país caribeño.

El acuerdo de apoyo parlamentario fue aprobado a mano alzada por diputados afines y opositores al presidente del país, Hugo Chávez, dos días antes de una manifestación ante la embajada de Alemania, anunciada hoy por el ministro de Cultura, Pedro Calzadilla.

El ministro dijo que una delegación de pemones acudirá a la sede diplomática alemana en Caracas "para entregar un documento mediante el cual explicarán el valor simbólico" de la piedra semipreciosa de jaspe de 30 toneladas de peso, según unas declaraciones que reprodujo la estatal Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

La piedra fue sacada de Venezuela meses antes de la toma de posesión de Chávez en febrero de 1999, por autoridades del Gobierno del entonces presidente democristiano Rafael Caldera (1994-1999).

La Fiscalía tipificó el asunto con posterioridad como delito de contrabando agravado, porque "fue un acto absolutamente ilegal e ilegítimo", dijo a Efe Raúl Grioni, presidente del Instituto del Patrimonio Cultural del Ministerio de Calzadilla.

Sobre un supuesto ofrecimiento alemán de devolver la piedra a cambio de otra similar, pero sin valor sagrado para los pemones, Grioni manifestó que ha escuchado esa versión, pero que desconoce si el Gobierno alemán la hecho oficial.

Los pemones atribuyen a la ausencia de la piedra en Venezuela todas las víctimas y daños que han provocado en el país suramericano las lluvias caídas desde entonces.

La piedra salió de Venezuela de la mano del escultor alemán Wolfgang Schwarzenfeld para integrarse en su "Global Stone Projekts", una composición artística con cinco piedras, cada una en nombre de uno de los cinco continentes.

El propio Schwarzenfeld ha rechazado hasta ahora devolver la "Piedra Kueka" al asegurar que el pueblo pemón autorizó en su momento la excavación del resto arqueológico y su trasladado de manera indefinida a Alemania, lo que es negado por Calzadilla.

La piedra se encontraba ubicada originalmente en Santa Cruz de Mapaurí, en el Parque Nacional Canaima, a media hora de la ciudad fronteriza con Brasil, Santa Elena de Uairén, en el estado venezolano de Bolívar (sureste).

El pueblo pemón, que también la llama "Abuela Kueka", la considera un miembro de su comunidad convertido en piedra.

La piedra forma pareja con otra similar, llamada "Abuelo Kueka", que sigue en Canaima, la cual, según el mito indígena, corresponde a dos miembros de comunidades diferentes que se fugaron juntos y en castigo fueron convertidos en piedra.