Un total de doce secretarios presentaron la renuncia protocolaria al alcalde mayor de Bogotá, Gustavo Petro, para dejarlo en libertad de reestructurar su equipo de Gobierno, informaron hoy medios locales.

"Es una renuncia protocolaria para hacer ajustes de cara a la ejecución del Plan de Desarrollo (de Bogotá)", señaló Petro en declaraciones al portal del diario El Tiempo.

Buena parte del gabinete no completaban seis meses con Petro, que tomó posesión de la Alcaldía el pasado 1 de enero, a nombre del movimiento Progresista (izquierda), tras apartarse del Polo Democrático Alternativo (PDA).

En abril pasado, Petro se quedó sin su secretario de Gobierno, el también exguerrillero del M-19 Antonio Navarro, quien señaló que lo hacía por "razones personales".

La renuncia de los secretarios de Gobierno fue calificada de algo inusual, pero para algunos políticos, como el presidente del Concejo de Bogotá, Darío Cepeda, es una gran oportunidad para darle una nueva dirección a la administración distrital.

En declaraciones a periodistas, Cepeda agregó que la aprobación del Plan de Desarrollo no justifica la salida masiva de los funcionarios, "al contrario, después de aprobado un plan el gabinete sale fortalecido y listo para la ejecución de este documento en el que se incluyen los programas que se ejecutarán en la ciudad durante los próximos cuatro años".

Por su lado, la concejal María Victoria Vargas aseguró que la situación es confusa porque "esa renuncia protocolaria han debido pedirse, si es que se pidió, al año mirando realmente el desempeño con el Plan de Desarrollo aprobado y cómo ha sido el desempeño en la ejecución de ese plan ya aprobado".