El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, visita hoy al presidente francés, François Hollande, en París, horas antes de que ambos se trasladen a la cumbre informal de la Unión Europea en Bruselas.

Será el primer contacto bilateral entre los dos mandatarios, poco más de una semana después de la toma de posesión del francés.

El encuentro de hoy, un almuerzo de trabajo, servirá para "acercar posturas antes de la cena de Bruselas", indicó a Efe un portavoz gubernamental francés.

"La situación de la zona euro, las políticas de crecimiento en Europa y la preparación de la cumbre de Bruselas son los temas esenciales del encuentro", precisó el portavoz, que no descartó que "eventualmente se traten también asuntos de la agenda bilateral".

El presidente socialista es partidario de un cambio profundo en la estrategia económica de la Unión Europea (UE) para introducir incentivos al crecimiento, en detrimento de la receta de austeridad preconizada por la canciller alemana, Angela Merkel.

Hollande pretende acercar a sus posturas a un máximo número de líderes europeos, con el fin de hacer cambiar de opinión a Berlín, hasta ahora intransigente sobre la necesidad de anteponer el rigor presupuestario a cualquier otra receta.

En líneas generales, el Gobierno español no se opone a las medidas propuestas por París para relanzar el crecimiento en Europa, ya sea la introducción de los eurobonos, el cambio de estatus del Banco Central Europeo para que pueda prestar directamente a los Estados o el refuerzo del Banco Europeo de Inversiones.

De hecho, para Rajoy la prioridad pasa ahora porque el BCE acuda al rescate de los países sometidos a una mayor presión.

La reunión podrá servir también para limar asperezas entre dos líderes de signo político diferente y que se vieron envueltos en un cruce de declaraciones durante la cumbre de la OTAN de Chicago del pasado fin de semana.

El presidente francés aseguró que España debería acudir al Fondo de Estabilidad Europeo para sanear su sistema financiero, unas palabras que incomodaron a Rajoy, quien aseguró que "Hollande no conoce la situación de los bancos españoles".