El Premio Nobel de Economía 2001, el economista estadounidense Joseph Stiglitz, arremetió hoy en Naciones Unidas contra las políticas de austeridad que se aplican en Europa para salir de la crisis y aseguró que éstas jamás han funcionado ni lo van a hacer ahora.

"La austeridad no ha funcionado y no funcionará. Ninguna gran economía se ha recuperado de una crisis, y menos de la magnitud como la que enfrentan Europa y Estados Unidos, mediante un programa de austeridad", aseguró Stiglitz en la inauguración de un debate de alto nivel en la ONU sobre el estado de la economía.

El Nobel, que imparte clases en la Universidad de Columbia, habló de "perspectivas sombrías" para la economía mundial y aseguró que "lo mejor que se puede decir" en estos momentos es que a un lado y otro del Atlántico la economía mira "hacia una época de largo malestar, lento crecimiento y estancamiento".

"Se ha cumplido un lustro ya desde que estalló la burbuja, y las economías no se han recuperado y tampoco van a volver a la normalidad en ningún momento cercano", aseveró Stiglitz, quien aseguró que "ésta será la década perdida para Europa y Estados Unidos, como resultado de políticas económicas fallidas".

El economista centró parte de su intervención ante el plenario de la ONU a hablar de la crisis que afecta a Europa, pero no entró a valorar casos concretos ni la viabilidad del euro como moneda única, aunque sí arremetió en varias ocasiones contra la apuesta por las políticas de austeridad en detrimento del crecimiento en la zona.

"Las reformas estructurales, tan necesarias y vitales como puedan ser, no sacarán a Europa de la recesión pronto. De hecho, si las reformas están mal diseñadas o aplicadas, pueden exacerbar los problemas", sostuvo Stiglitz, quien definió en varias ocasiones como "inadecuadas" las políticas que aplican ahora.

El Nobel llamó la atención sobre el "sufrimiento" que experimenta en estos momentos el mercado laboral tanto en Estados Unidos como en Europa, y subrayó que la crisis se ha cobrado en todo el mundo 200 millones de empleos "mientras los mercados siguen cayendo".

Defendió que la respuesta a la crisis sea "global", mediante "medidas que restauren la confianza, impulsen el crecimiento económico y creen empleos productivos para todos".

Stiglitz participó en la inauguración en la ONU de un debate de alto nivel sobre el estado de la economía mundial, junto al secretario general, Ban Ki-moon, así como el expresidente de la Reserva Federal Paul Volcker y el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso.