El nuevo Gobierno francés se estrenó hoy con la celebración de su primer consejo de ministros, que llega horas después de que todos los titulares destacaran durante las respectivas ceremonias de traspaso de poderes su voluntad de ponerse cuanto antes a trabajar.

Los 17 hombres y 17 mujeres nombrados la víspera por el primer ministro, Jean-Marc Ayrault, dentro de una paridad matemática perfecta que constituye una novedad en el país, comenzaron a llegar poco antes de las 13.00 GMT al Palacio del Elíseo, para participar en la reunión, que está presidida por el jefe de Estado, el socialista François Hollande.

Se trata de la primera vez, tal y como se han encargado de repetir hoy los medios, que se lleva a cabo un consejo encabezado por dos personas: Hollande y Ayrault, que no han formado parte en el pasado de un Gobierno.

Uno de los primeros puntos que van a debatir, según avanzó este miércoles el primer ministro, será una rebaja del 30 por ciento del sueldo de todo el equipo, en cumplimiento con las medidas previstas por el presidente durante la campaña.

La portavoz y ministra de los Derechos de las Mujeres, Najat Vallaud-Belkacem, añadió hoy que el conjunto del Ejecutivo ya se ha puesto a trabajar sobre las medidas que deberán ser adoptadas en las próximas semanas y el cumplimiento de las promesas electorales, como una subida del 25 por ciento del subsidio escolar para el próximo curso.

A lo largo de la mañana se aludió además a los principales temas que centrarán el trabajo del nuevo Gobierno: enderezar las cuentas públicas, con una economía estancada en el primer trimestre del año, y mantener la propuesta de "reorientar" Europa.

Así lo indicó el titular de Exteriores, Laurent Fabius, quien aunque se dijo "profundamente europeo", se mostró a favor de una "Europa distinta" que fomente el empleo, mientras que el ministro de Economía, Pierre Moscovici, situó igualmente la "reorientación de la construcción europea" en el centro de sus prioridades.