La Federación de Periodistas Europeos (FPE) denunció hoy el trato "inaceptable" que el partido neonazi griego Aurora Dorada dio a los periodistas que fueron a cubrir su rueda de prensa del domingo tras las elecciones en Grecia.

La FPE criticó, en un comunicado, que el partido ultraderechista impuso restricciones a la labor periodística en la rueda de prensa que organizó el líder de la formación política, Nikos Mijaloliakos, tras haber obtenido 21 escaños en el Parlamento griego, la primera vez que una formación de ese tipo consigue representación parlamentaria en Grecia.

Michaloliakos prohibió el acceso a la sala a varios periodistas, pero lo que más indignación ha causado a la FPE fue la exigencia de los guardaespaldas del líder para que los informadores se pusieran en pie para "mostrar respeto" al dirigente de la formación.

Quienes rechazaron levantarse cuando Mijaloliakos entró en la sala también fueron expulsados de la rueda de prensa.

El presidente de la FPE, Arne König, confesó estar "muy preocupado" por la agresividad mostrada hacia periodistas que "solo querían hacer su trabajo".

"Todos los partidos políticos deben respetar a los periodistas y su profesionalidad a la hora de informar a los ciudadanos", concluyó König.

La FPE, junto con la Unión de Periodistas de Atenas, han hecho un llamamiento a todos los trabajadores de los medios de comunicación para que no se dejen intimidar y que continúen luchando por la libertad de prensa y la protección de la democracia.