El primer ministro irlandés, Enda Kenny, se reúne hoy en Londres con su colega británico, David Cameron, con quien tratará asuntos bilaterales y el veto del Reino Unido al nuevo tratado sobre consolidación fiscal en la UE.

Según fuentes oficiales, el encuentro tendrá lugar poco antes del almuerzo en la residencia oficial del jefe del Ejecutivo británico, después de que Kenny pronuncie una conferencia sobre las perspectivas de recuperación de la economía irlandesa.

El "Taoiseach" (primer ministro irlandés) también visitará la localidad de Luton, próxima a la capital, donde se reunirá con un grupo de destacados empresarios de la diáspora irlandesa.

Las relaciones entre ambos países ha cobrado especial importancia después de que Cameron rechazase el pasado diciembre el acuerdo europeo para la consolidación fiscal.

Entonces, el Gobierno de Dublín ya afirmó que el veto podría perjudicar a Irlanda si Londres no se suma a las mismas normas que el resto de socios comunitarios.

Otra de las preocupaciones de Irlanda es la negativa del Reino Unido a introducir un impuesto sobre transacciones financieras en la UE.

Según los dirigentes irlandeses, este contexto daría a los servicios financieros británicos "ventaja competitiva" sobre los de Dublín, desde donde se gestionan un gran número de operaciones bancarias de la UE con una fuerza laboral de unos 30.000 trabajadores.

Su aislamiento en la Unión también tendría efectos negativos para Irlanda respecto a sus relaciones comerciales con el Reino Unido, uno de sus socios tradicionales.