La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) deploró hoy la muerte violenta de dos presos en una riña que dejó también al menos seis heridos en el Centro Penitenciario La Reforma, la principal cárcel de Costa Rica.

La CIDH, organismo autónomo dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA), instó en un comunicado al Estado costarricense "a adoptar las medidas pertinentes para evitar la repetición de hechos similares, y para investigar y sancionar a los responsables".

De acuerdo con la información recibida por la CIDH, el pasado lunes dos internos de La Reforma fueron asesinados con armas blancas por reos pertenecientes a bandas rivales durante una riña en la que resultaron heridos al menos seis presos.

La Comisión recordó que en mayo de 2011 se produjo un motín e intento de fuga en esa misma cárcel en el que murieron dos reclusos y un agente de seguridad.

Además, uno de los cabecillas de ese intento de fuga fue hallado muerto en su celda días después.

Según la CIDH, que vela por el respeto de los derechos humanos en el continente, los Estados, "como garantes de los derechos de las personas privadas de libertad, deben adoptar todas las medidas necesarias para proteger la vida e integridad personal de los reclusos".

Asimismo, los Estados "tienen el deber fundamental de asegurar el control y la seguridad interna de las cárceles y no pueden de ninguna manera renunciar a este deber inherente", subrayó el organismo.