El Gobierno de Honduras ha impuesto una tasa de 17 dólares por entrar o salir del país "por seguridad migratoria", dijo hoy el secretario del Interior, Áfrico Madrid.

La ordenanza fue aprobada el 14 de diciembre de 2011, sin informar entonces a la prensa, según Madrid porque se trata de un asunto relacionado con la "seguridad del Estado", pero que antes fue discutido con otras instituciones como las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional.

Parte de la información fue revelada hoy por la prensa local, que además señala que la tasa de los 17 dólares por entrada o salida a nacionales y extranjeros se aplicará en 22 puntos migratorios aéreos, marítimos y terrestres.

Sin embargo, Madrid indicó a periodistas que "los únicos que van a pagar son los viajeros internacionales, no solo hondureños, sino que extranjeros", que entren o salgan por "los cuatro aeropuertos internacionales" que tiene Honduras.

La "tasa de seguridad migratoria" será adicional a unos 32 dólares que nacionales y extranjeros pagan por salida de aeropuertos en Honduras, donde recién el presidente del país, Porfirio Lobo, rechazó un incremento por ese servicio, que también había aprobado el Parlamento, que lo hubiera dejado en 60 dólares.

Empresarios del turismo como Juan Bendeck y el presidente de la Cámara Nacional del Turismo, Epaminondas Marinakis, expresaron hoy su rechazo a la nueva tasa por entrar o salir de Honduras, y rebatieron lo argumentos del secretario del Interior.

Según Madrid, el nuevo impuesto servirá para pagar a una empresa de Estados Unidos que garantizará un efectivo "control migratorio en tiempo real, vía satélite, con imágenes, fotografía y huellas digitales", entre otra información que requieren los cuerpos de seguridad y el Estado.

Marinakis subrayó que ese tipo de información ahora se maneja "en todos los aeropuertos del mundo".

La información permitirá, además, según Áfrico Madrid, identificar a personas ligadas al crimen organizado y otro tipo de delincuentes, de los que muchos dijo que llegan "de países vecinos", que no identificó.

El alto funcionario dijo estar sorprendido porque parte de la información ya ha trascendido, aún cuando se ha venido manejando como un tema de "seguridad del Estado".

Añadió que personas de países vecinos como de El Salvador, Guatemala o Nicaragua que entran y salen a diario a Honduras por razones de trabajo o como comerciantes no pagarán la tasa de "seguridad migratoria", aunque no pudo explicar por qué el Parlamento señala que se cobrará en 22 sitios.

Entre los 22 puntos figuran los cuatro aeropuertos internacionales que tiene el país centroamericano.