El Parlamento chileno aprobó hoy el proyecto de ley que fija un reajuste salarial del 5 % para los empleados del sector público, luego de la intervención del Gobierno para desatascar la iniciativa, que contó con el rechazo de la oposición y de los principales gremios de funcionarios.

Después de que este martes una comisión mixta de senadores y diputados rechazara el ajuste, el Gobierno chileno presentó un recurso de insistencia para que el asunto fuera votado por última vez en la Cámara de Diputados, donde se aprobó por 56 votos a favor y 55 en contra.

De este modo, el proyecto, que incluye el pago de bonos y aguinaldos en diciembre e implicará un costo fiscal de unos 1.570 millones de dólares, quedó listo para ser promulgado ley por el presidente Sebastián Piñera.

El proyecto contó desde el principio con el rechazo de la oposición, que ha emplazado al Gobierno a dar explicaciones por los -a su juicio- despidos masivos de trabajadores de la administración pública por motivos políticos.

También se opusieron el Colegio de Profesores, la Federación Nacional de Profesionales Universitarios de los Servicios de Salud y la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (Anef), gremios que aseguran representar al 70 % de los trabajadores del sector, y que pedían un reajuste del 9,8 %.

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, expresó su satisfacción por la aprobación del reajuste y destacó que la iniciativa contó con el apoyo de 11 de los 14 gremios del sector.

"Estoy contento porque finalmente y después de un largo proceso, podemos garantizarle a cerca de tres millones de chilenos, funcionarios públicos y gente del sector pasivo, que van a tener sus aguinaldos, bonos y reajuste", dijo a los periodistas.

Por su parte, el presidente de la Anef, Raúl de la Puente, consideró que la aprobación del proyecto de ley no es una derrota y destacó que es "la primera vez en la historia" que el Gobierno debe recurrir a un recurso de insistencia para aprobar el reajuste salarial de los funcionarios.

Una horas antes de la última votación en la Cámara, Piñera pidió a los parlamentarios "que no jueguen con la gente", en un mensaje velado dirigido a los legisladores de la oposición.

"Les pido directamente a los parlamentarios que no jueguen con la gente y no caigan en conductas populistas o conductas irresponsables con el pretexto de darse un pequeño gusto o lograr una pírrica victoria", dijo Piñera al intervenir en el seminario "Chile, puerta de América", organizado por el BBVA y el Grupo Prisa.