El candidato presidencial venezolano Juan Carlos Sosa, opositor al margen de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), afirmó hoy a Efe que, pese a los mensajes triunfalistas, esa alianza está "resignada" a que Hugo Chávez sea presidente para siempre y le ha dado la espalda a la sociedad al aceptar su "juego".

Sosa Azpúrua, quien anunció su candidatura en agosto pasado, renunció a participar en las primarias de la oposición en febrero de 2012, según dijo, a sabiendas de que iba a escuchar acusaciones de "divisionista", "quintacolumnista" y "pagado por Chávez".

La razón es que "el candidato de la oposición en las elecciones presidenciales de 2012 lo va a escoger Chávez", dijo en una entrevista con Efe en Bogotá.

Sosa, abogado, periodista, docente, empresario y escritor nacido en 1969 en Caracas, opinó que haber optado por unas primarias abiertas y organizadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE), un "órgano controlado por Chávez", es un gran error de la MUD.

Entre otras cosas, porque la mayor maquinaria partidaria la tiene el gobernante PSUV (Partido Socialista Unificado de Venezuela) y basta con que Chávez ordene a sus militantes votar por uno de los seis precandidatos para que éste gane las primarias, subrayó.

Para Sosa, los dirigentes de la MUD "ven tan difícil ganar a Chávez" en las urnas que han aceptado su "juego" y así por lo menos pueden tener algunos de los "caramelos" que éste reparte, como "dejarles ganar" algunos comicios, dijo.

"Para mantener contenta y callada a la comunidad internacional y sumisa a la oposición", Chávez tiene que abrir algunos espacios de poder, como gobernaciones y alcaldías, a sus oponentes, pero al mismo tiempo los tiene controlados, pues maneja el 98 % de los recursos del país, aseguró.

Sosa tendrá que pelear por la Presidencia con el ganador de las primarias y con Chávez, dos oponentes "muy importantes", afirmó.

Sin embargo, en realidad el objetivo número uno de su candidatura es poner en evidencia la "gran farsa" que, a su juicio, se representa en Venezuela para "maquillar una tiranía como una democracia".

"Me planteé que tenía que entrar en el escenario político, por eso la candidatura es fundamental, como un jugador legítimo para exigir lo que tiene derecho a exigir un candidato, que es que las elecciones se desarrollen conforme a la Constitución", subrayó.

Según Sosa, para que en las elecciones de 2012 no haya "fraude", hay que sacar del CNE a los árbitros que son miembros del PSUV, volver al voto manual, porque -dijo- las máquinas de votación son "bidireccionales" y se pueden introducir datos desde afuera, y "limpiar" el registro permanente de electores.

Si llega hasta el final de la carrera electoral, ya adelanta que desconocerá el resultado, que da por sentado que será una victoria de Chávez, pero también prevé el escenario de que "las elecciones no se realicen, que la fuerza civil pueda tener la capacidad de impedir que se consume un nuevo fraude".

Sosa aspira a convencer a los venezolanos que no están con el Gobierno ni con la oposición, que según dijo son un 60 %, con un programa que busca el "renacimiento" de Venezuela, de ahí que haya denominado "Fénix" a su movimiento, en el que tienen cabida estudiantes, gremios, sindicatos y organizaciones civiles.

Como medidas concretas propone quitarle la industria petrolera al Estado y abrir la economía a las empresas que quieran invertir en el país para que compitan entre ellas.

Además de elevar la producción de crudo de los 2 millones de barriles diarios actuales a 10 millones, apuesta por desarrollar otras áreas de la energía, como la gasística y la petroquímica, y los sectores aeronáutico, turístico y de infraestructuras.

Opinó también que los subsidios son una "trampa" porque "mantienen a la gente en la pobreza" y cree que es necesario "establecer condiciones", para que "en algún momento quienes los reciben puedan valerse por sí mismos".

En cuanto a la inseguridad, su propuesta es clara: "militarizar el país por un tiempo específico para controlar la delincuencia y aplicar políticas públicas para erradicar la causa de la violencia y no solo maquillar el problema".

"Estoy convencido de que Venezuela puede llegar a ser el país emergente más importante del mundo" en poco tiempo, señaló Sosa, quien opinó que la MUD tiene "un concepto equivocado de unidad: es la unidad de Chávez más MUD".