El presidente de Pakistán, Asif Alí Zardari, ha sido trasladado a Dubai para recibir tratamiento médico en medio de versiones divulgadas por una revista estadounidense de que ha sufrido un "pequeño ataque de corazón".

El principal portavoz presidencial paquistaní, Farhatulá Babar, confirmó a Efe que Zardari, de 56 años, se encuentra en un hospital de Dubai, aunque vinculó el ingreso a "exámenes médicos que estaban planeados".

"Las informaciones en algunos medios que especulan sobre las actividades y los compromisos del presidente son imaginarias e inciertas", afirmó Babar en un mensaje remitido a Efe.

Según la agencia estatal APP, el doctor personal de Zardari, el coronel Salman, convino en que las pruebas son de naturaleza "rutinaria" y están ligadas a una "condición cardiovascular previamente diagnosticada", que no especificó.

Pese a las declaraciones oficiales, la prensa local especula con que el viudo de la ex primera ministra Benazir Bhutto tenga que someterse a una angioplastia.

El ingreso se produjo después de que la revista estadounidense Foreign Policy insinuara que Zardari podría dimitir.

La publicación citó como fuente a un ex funcionario norteamericano para anotar que Zardari estuvo "incoherente" en su última conversación con el presidente Barack Obama.

Según esa publicación, EEUU fue informado de que Zardari sufrió un "pequeño ataque de corazón" hace dos días y fue trasladado en un avión medicalizado a Dubai.

Zardari ha estado en el ojo del huracán en las últimas semanas por un mensaje secreto, supuestamente aprobado por él, que pedía ayuda a EEUU en caso de un intento de golpe militar tras la operación norteamericana que mató a Osama Bin Laden en mayo.

El escándalo se llevó por delante a uno de sus confidentes, el embajador en Washington, Husain Haqqani, acusado de preparar el mensaje y de usar a un empresario como intermediario para entregárselo al Pentágono.

Zardari, líder del centroizquierdista Partido Popular (PPP), relevó en 2008 al exgeneral Pervez Musharraf en la presidencia paquistaní.

El poder ejecutivo recae formalmente sobre el primer ministro, Yusuf Razá Guilani, pero su condición de líder del partido gobernante le hace tener una gran influencia sobre la toma de decisiones.

El PPP guarda turbulentas relaciones con el Ejército paquistaní, aunque en los últimos años el pro occidental Zardari ha intentado templarlas para mantenerse en el poder e intentar que su partido complete en el gobierno la actual legislatura, que concluye en 2013.