El Gobierno colombiano invitó hoy a los rebeldes de las FARC a que sigan el ejemplo de los 1.411 miembros de esta guerrilla que se han desarmado en lo que va del año en el país.

"La Navidad es un período para pensarlo, es un tiempo en el que uno tiene que estar es con sus familias", expresó el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, al llamar a los insurgentes a que regresen a la vida civil.

Pinzón hizo la invitación durante un acto público en Tibú, localidad de Norte de Santander, departamento de la frontera noreste con Venezuela, y a la que viajó para presentar la campaña "En Navidad todo es posible".

Se trata de una cruzada de invitación al desarme dirigida a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y al Ejército de Liberación Nacional (ELN), ambas con una trayectoria de más de 47 años de lucha guerrillera.

"La desmovilización salva vidas, recupera familias", dijo el titular de Defensa, quien centró su mensaje en las FARC, grupo con unos 8.000 miembros, contra unos 2.500 del ELN, según cifras oficiales.

El ministro consideró que en las FARC "debe haber gente muy desmotivada, muy sentida" por el reciente asesinato de cuatro uniformados que su guerrilla tenía secuestrados en las selvas del sur del país junto a otro cautivo, que escapó herido.

Las víctimas eran tres policías y un militar que hacían parte de un grupo de rehenes que los insurgentes han pretendido canjear por rebeldes presos, varios de ellos en Estados Unidos.

"Nadie que crea en el cambio, en el progreso, está de acuerdo en que los problemas se resuelven cometiendo actos de terrorismo, asesinando o mandando a la gente a sembrar (matas de) coca", expresó Pinzón.

El funcionario les aseguró a los rebeldes que se desmovilicen que la fuerza pública y el Gobierno los acogerá en el programa gubernamental creado para la reinserción de quienes dejen las armas.