La primera fase de las elecciones legislativas culminó hoy en Egipto con poca participación y empañada por denuncias de fraude que llevaron a anular la votación en una importante circunscripción de la capital.

Los colegios electorales cerraron sus puertas a las 19.00 hora local (17.00 GMT) en nueve provincias del país, después de una jornada en la que los ciudadanos volvieron a votar para elegir a diputados entre los candidatos individuales que no superaron el 50 % de los votos la semana pasada.

La jornada de hoy pone fin a la primera fase de las tres en que se dividen los comicios a la Asamblea del Pueblo (Cámara baja del Parlamento), si bien la votación fue anulada en una circunscripción en el este de El Cairo por irregularidades en el proceso.

El Tribunal Administrativo Supremo anuló ayer los resultados de la primera vuelta llevada a cabo en la circunscripción de Sahel, donde se ubican seis barrios, y ordenó que se repita allí la votación debido a la pérdida de 15 urnas y a la manipulación de otras 75 durante el escrutinio.

El presidente de la Comisión Suprema Electoral, Abdelmoaiz Ibrahim, confirmó hoy la anulación de los resultados de ese distrito y explicó que la repetición de la votación se celebrará el 10 y el 11 de enero, la primera vuelta, y el 17 y 18 de enero, la segunda.

El portavoz del órgano electoral, Ali Hasan, explicó a Efe que el número de votantes en esas zonas ascendería a 1,8 millones de personas.

Además, según Hasan, la comisión está a la espera de que se confirmen los fallos que varios tribunales emitieron contra la votación en una circunscripción de Alejandría, en el norte de Egipto, y en dos de Asiut, en el sur.

Dadas las circunstancias, estarían sujetos a cambio los resultados provisionales, que arrojaron una victoria de los partidos islamistas con un 60 % de los votos.

Ayer, la comisión rebajó la cifra de participación hasta el 52 %, frente al 62 % anunciado en primera instancia, y añadió que unos 13 millones de personas fueron llamados a las urnas en la primera fase, y no los 17 millones divulgados inicialmente.

Pese a todas las irregularidades denunciadas, el jefe de la Comisión Electoral negó que se hubiera cometido fraude y explicó que están resolviendo los problemas.

En ese sentido, advirtió de que retirarán a cualquier candidato que use propaganda religiosa en cuanto se reciba una denuncia oficial, después de las infracciones cometidas por partidos como Libertad y Justicia (PLJ), de los Hermanos Musulmanes.

Ibrahim explicó que, a partir de la próxima etapa, los jueces trabajarán en sus propias provincias y recibirán las papeletas con un día de anticipación para evitar retrasos.

Además, indicó que dio instrucciones a la Fiscalía para que adopte medidas judiciales contra los electores que no votaron, ya que la Ley Electoral prevé la posibilidad de imponer multas a los abstencionistas.

Por otra parte, la organización "Al Naqib para el Entrenamiento y Respaldo de la Democracia" denunció que militantes del PLJ siguieron haciendo propaganda en barrios de El Cairo y Alejandría durante la jornada electoral.

En la provincia de Al Fayum, al sur de El Cairo, la organización de observadores indicó que los jueces se vieron obligados a suspender por momentos la votación en algunos colegios para impedir la propaganda electoral por parte de seguidores del partido salafista Al Nur.

La siguiente etapa de las elecciones legislativas tendrá lugar a partir del próximo 14 de diciembre, mientras que la tercera etapa se desarrollará en el mes de enero y después, en otras tres tandas, se elegirá la Cámara alta o Shura.