El ultraconservador Newt Gingrich, que aspira a la candidatura republicana para las presidenciales de 2012 en EE.UU., recabó hoy en Nueva York apoyos para su nominación, se entrevistó con el magnate Donald Trump y se enzarzó en una nueva polémica con la líder demócrata Nancy Pelosi.

Gingrich, que lidera las últimas encuestas entre los aspirantes republicanos tras la retirada este fin de semana del empresario Herman Cain, aseguró hoy que si finalmente gana la nominación de su partido hará campaña "en todo el país" y no sólo en los estados indecisos o en los que votan tradicionalmente a los conservadores.

El ultraconservador, convertido en uno de los favoritos para la candidatura republicana junto al exgobernador de Massachusetts Mitt Romney, comenzó la jornada con un encuentro privado con Trump, ante quien aceptó su invitación para participar a finales de diciembre en un debate con otros aspirantes republicanos.

Gingrich dijo tras ese encuentro que Trump es un "gran empresario y un gran showman", mientras que el magnate inmobiliario, que llegó a coquetear la pasada primavera con una candidatura presidencial, declinó precisar si apoyará a Gingrich, expresidente de la Cámara de Representantes.

El aspirante aprovechó su visita a Nueva York para defenderse de las críticas que le han llovido por unas polémicas declaraciones en las que dijo que las leyes laborales infantiles "son estúpidas" y que los niños mayores de nueve años de familias desfavorecidas deberían poder trabajar a tiempo parcial en sus escuelas.

"Esas declaraciones fueron distorsionadas", afirmó Gingrich, quien anunció tras reunirse con Trump que pudo convencer al empresario para que patrocine una "beca de aprendizaje" para que una decena de niños de escasos recursos de Nueva York tengan una oportunidad para mejorar su educación.

Por otro lado, el aspirante a candidato presidencial republicano se enzarzó este lunes en una nueva polémica con la líder demócrata Nancy Pelosi, quien insinuó que dispone de información comprometedora suya y que estaría dispuesta revelarla "cuando sea el momento más adecuado".

Gingrich, durante una conferencia de prensa en la Gran Manzana tras participar en un evento de recaudación de fondos, devolvió las críticas a Pelosi, que en la actualidad es la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, y pidió que ese órgano parlamentario la "condene" si cumple sus amenazas.

La política demócrata insinuó este lunes que "sabe mucho" sobre Gingrich y que llegado el momento oportuno la hará pública, ya que participó en una comisión ética de la Cámara de Representantes que le investigó a finales de los años noventa por utilizar fondos exentos de impuestos para promover sus objetivos políticos.

El republicano recordó también que los cargos que ese comité presentó en su contra terminaron siendo "falsos" y dijo que las amenazas de Pelosi representan una "clara violación de las normas de la Cámara de Representantes", órgano legislativo que debería condenarla si cumple sus amenazas.

Gingrich ocupó la presidencia de la Cámara de Representantes entre 1995 y 1999, siendo presidente de EE.UU. Bill Clinton, pero su carrera política finalizó en 1998 cuando dimitió tras el mal resultado en las elecciones de ese año y tras la polémica por acusaciones de la comisión ética.