En la imagen, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. EFE/Archivo