El reelegido presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, llamó al "diálogo" y al "debate" a la oposición, que considera fraudulentos los comicios generales del pasado 6 de noviembre y exige nuevas elecciones, informó hoy el Gobierno.

El Ejecutivo indicó hoy en un comunicado que Ortega se reunió el jueves por la noche con la nueva bancada parlamentaria del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), integrada por 62 representantes, y expresó que también espera recibir a los 26 diputados del Partido Liberal Independiente (PLI), la principal fuerza de oposición.

"Yo pienso que llegará una oportunidad de estar todos reunidos, todos los diputados, porque el fin de una elección es que el pueblo decida con su voto", dijo Ortega.

El nuevo Parlamento nicaragüense estará integrado por 62 diputados del FSLN, 26 del PLI y 2 del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), según los resultados definitivos de las autoridades electorales.

Ortega, quien obtuvo su reelección con el 62,46 % de los votos, consideró que en Nicaragua debe establecerse un "diálogo" para enriquecer "el debate".

En ese diálogo, explicó, se pondrían "en primer lugar los intereses del país, los intereses de la nación, los intereses del pueblo, los intereses de los trabajadores, de las trabajadoras, los intereses de los campesinos, de los productores".

El PLI, sin embargo, que postuló a la Presidencia al empresario de radio Fabio Gadea, segundo en la votación con el 31 %, desconoce la reelección de Ortega y convocó a una marcha nacional el próximo 3 de diciembre para exigir nuevas elecciones.

El gobernante nicaragüense sostuvo que los nuevos diputados "no pueden faltarle" al voto que los eligió, por lo que insistió en un diálogo.

"Ya electo o electa la persona, hombre o mujer, pues no puede faltarle a ese voto de la población y tiene que servirle a la población tal como corresponde", opinó.

El dirigente sandinista, que iniciará su nuevo mandato de 5 años el 10 de enero próximo, también pidió a su rival Gadea y al actual vicepresidente, Jaime Morales, ocupar sus escaños en el Parlamento, como lo establece la Constitución para el candidato a la Presidencia que logró el segundo lugar y para el vicepresidente saliente.

Gadea ha dicho que rechazará su puesto en el Parlamento, porque "moralmente" él se considera el presidente elegido en los comicios del 6 de noviembre.

Por su parte, Morales ha declarado que se debate entre asumir un puesto en el Congreso nicaragüense o en el Parlamento Centroamericano, ya que la Constitución del país le permite elegir entre ambos.