El ministro chileno de Hacienda, Felipe Larraín, advirtió hoy de que será "difícil" que la economía chilena crezca un 5 % en 2012 si no mejora la situación financiera global.

La "proyección está hecha en un escenario que no es de crisis generalizada. Si tenemos un escenario más complejo, crecer al 5 por ciento es más difícil", dijo Larraín en la inauguración de un foro empresarial en Santiago.

El ministro indicó que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) prevé que Chile crecerá un 4,2 % en 2012, la mayor tasa de expansión de los 34 países que integran el organismo.

Larraín calificó como "altamente preocupante" la crisis de deuda que aqueja a la Unión Europea y avisó del riesgo de que algunas economías del viejo continente entren en recesión.

"Una recesión mundial es poco probable" porque la actual crisis esta "localizada" en Europa, "donde es más probable una recesión", apuntó el jefe de las finanzas chilenas.

En este escenario, Larraín señaló que China puede crecer este 2010 por debajo del 10 %, lo que repercutiría en la economía chilena con una caída en el precio del cobre, el principal producto de exportación del país suramericano.

El ministro subrayó, sin embargo, que Chile está preparado para hacer frente a las turbulencias económicas y recordó que en septiembre pasado el Gobierno emitió un bono soberano por 1.000 millones de dólares.

Además, añadió, el Ejecutivo tiene preparados, en caso de que sea necesario, planes para fomentar la creación de empleo a través de subsidios a la contratación y otras medidas para favorecer la inversión.