La Unión Europea (UE) mantendrá el diálogo con el nuevo Gobierno de Nicaragua presidido por Daniel Ortega, que iniciará su segundo mandato consecutivo en enero de 2012, pero también prestará atención a las decisiones que tomen en materia institucional y electoral, dijo hoy una fuente diplomática.

"Nosotros vamos a seguir manteniendo el diálogo con el nuevo Gobierno, ver sus decisiones en lo institucional, en el tema de todo lo que tiene que ver con elecciones, Estado de Derecho. Vamos a ver lo que pasa", declaró hoy a periodistas el jefe de la delegación de la Comisión Europea (CE) para Centroamérica y Panamá, Mendel Goldstein.

Ortega fue reelegido para un nuevo mandato de cinco años con el 62,46 % de los votos en las elecciones del pasado 6 de noviembre y su partido, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), ganó 62 de los 90 escaños en disputa, lo que permitirá al oficialismo aprobar leyes sin necesidad de alianzas con la oposición.

El Partido Liberal Independiente (PLI), el principal de la oposición, considera fraudulento el resultado de los comicios y desconoce la victoria de Ortega.

Golsdtein dijo ayer que la UE espera la aprobación de una nueva Ley Electoral en Nicaragua y el cambio de los árbitros, cuestionados por los opositores.

Este miércoles, sin embargo, Golstein explicó que la UE lo que recomienda es un mejor sistema electoral, respetar "las reglas del juego" y, sostuvo, que no tienen "ninguna ambición para nombrar" a esos árbitros.

"La principal recomendación nuestra (desde) 2006, es mejorar el sistema, no es tanto una persona u otra persona, sino que el proceso sea más transparente y visible", precisó.

Indicó que la "preocupación" de la UE es que "el ciudadano común nicaragüense tenga la convicción de que su voto ha sido contado democráticamente y que se publican los resultados mesa por mesa, como se habían comprometido" las autoridades de este país.

"Es todo lo que recomendamos y no tenemos más poder que recomendar", apuntó y reiteró que tampoco tienen "ningún inconveniente" con la eventual reelección de los árbitros electorales.

"Ustedes lo van a decidir, la oposición va a reaccionar, me imagino, la sociedad civil", acotó el diplomático, quien terminará su misión en Nicaragua el próximo 30 de noviembre y hoy recibió un reconocimiento del Consejo Superior de la Empresa Privada de este país.

La misión de observación electoral de la UE en Nicaragua advirtió en un comunicado el pasado día 17 que los comicios ganados por Ortega marcaron un "grave retroceso en la calidad democrática" de este país y señaló a las autoridades de actuar con "opacidad y arbitrariedad".

En su informe preliminar sobre las elecciones, presentado el pasado día 8, la UE también criticó la falta de "transparencia y neutralidad" del CSE, del cual, dijo, dio "repetidas muestras de parcialidad y escasa independencia".