Parlamentarios y expertos denunciaron hoy en Santo Domingo la persistencia de la inseguridad alimentaria en Centroamérica, una situación que, además, se ha agravado por las constantes catástrofes naturales.

Las opiniones fueron expuestas en la inauguración del VII Foro Regional de Salud que es convocado por la Comisión de Salud, Seguridad Social, Población, Asuntos Laborales y Gremiales del Parlamento Centroamericano (Parlacen).

La presidenta de la Comisión de Salud del órgano regional, la dominicana Milagros Díaz, apeló a la unidad para superar la crisis alimentaria que, según subrayó, "está causando graves estragos en nuestra región y en otros países del mundo, a la vez que amenazada de manera desafiante a América Latina y el Caribe".

El problema, agregó la parlamentaria, "está asumiendo cada vez más una dimensión regional", por lo que recomendó "una férrea voluntad y decisión política articulada de inclusión social, decidida a reducir los niveles de inseguridad alimentaria en la población más pobre".

A su turno el presidente del Parlacen, Manolo Pichardo, atribuyó la situación "al agotamiento del modelo capitalista que no solo afecta la distribución de los alimentos, si no al sector financiero, energético e industria" porque, apuntó, "la avaricia se ha apoderado de los que controlan en comercio internacional sin pensar en un mundo más justo".

"La primavera árabe es una consecuencia de esto, también el movimiento de indignados que comenzó a gestarse en Madrid (España) y va arropando a todo el mundo (..)", señaló el dominicano quien favoreció manifestarse para reclamar mejoras aunque de forma pacífica.

En tanto, el ministro de Agricultura dominicano, Salvador Jiménez, subrayó que la seguridad alimentaria "es un tema de aplicación de políticas y programas efectivos que den resultados tangibles en el corto y mediano plazo".

Mientras que la directora del Programa Regional del Sistema de la Integración Centroamericana en apoyo a la Seguridad Alimentaria y Nutricional (Presanca), la salvadoreña Patricia Palma, dijo que la adopción de medidas para resolver este tema "no puede esperar una década, ni siquiera menor tiempo, porque estamos hablando de vidas humanas".

Asimismo, señaló que "es profunda la representación de este problema" en Centroamérica, donde en cualquier parte, señaló, se observan casos de desnutrición o familias tratando de sobrevivir.

En la apertura del foro también intervino el representante en la República Dominicana de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Deep Ford, quien recordó que "la alimentación es un derecho de cada ciudadano sin importar de donde venga".

El VII Foro Regional de Salud, que se extenderá hasta mañana en Santo Domingo, fue convocado para examinar las acciones adoptadas por la región para establecer el derecho a la alimentación.

En la actividad se dará a conocer el Frente Parlamentario Contra el Hambre Regional, así como algunas medidas "inmediatas y urgentes que deberán adoptarse para garantizar el derecho fundamental de toda persona a estar protegida contra el hambre y la malnutrición", según un comunicado de la delegación del Parlacen en República Dominicana.