El Gobierno de Ecuador prevé que una polémica reforma tributaria entre en vigor el próximo jueves, pese a los intentos de la oposición por archivar el cuerpo normativo, también conocido como "impuestos verdes".

"Tenga la seguridad, pueblo ecuatoriano, que esa ley entra en vigencia por ministerio de la ley (de forma automática) el próximo jueves", aseguró hoy Correa en su habitual informe de los sábados.

Según el mandatario, la reforma tributaria será enviada al Registro Oficial o libro de leyes del Estado, luego que la Asamblea Nacional no emitiera el informe respectivo sobre el proyecto de ley.

El pasado jueves, 53 legisladores de oposición, la mitad de los presentes ese momento en el pleno de la Asamblea, aprobaron una "resolución" para archivar el proyecto tributario del Ejecutivo, decisión que para el oficialismo fue una maniobra "ilegal", porque no es el mecanismo para aprobar o negar leyes.

Para el oficialismo, una ley no se puede tramitar con una "simple resolución", sino en una votación del pleno legislativo en la que haya, al menos, una mayoría absoluta; es decir 63 votos, diez más del que alcanzó la oposición para negar el proyecto.

Además, aducen que esa "resolución" de la oposición fue aprobada cuando no estaban presentes todos los miembros del pleno, donde el Movimiento Alianza País, del presidente Correa, cuenta con 55 escaños, de los 124 que componen la Asamblea unicameral.

Para el mandatario, fue absolutamente ilegal que la oposición quiera archivar la reforma con una mayoría de 53 votos, cuando al menos se necesitarían 63.

"Nosotros (el oficialismo) no queríamos" que pase esta reforma por "el ministerio de la ley, queríamos que se discuta", pero fue la oposición la que se negó a debatir e impidió que la comisión legislativa respectiva emita el informe para la discusión en el pleno, añadió Correa.

La reforma tributaria, entre otros asuntos, prevé el incremento del 2 % al 5 % del impuesto a la salida de divisas, un gravamen de dos centavos a las botellas plásticas, otro sobre los automóviles y aumentar las tasas a los cigarrillos y bebidas alcohólicas.

Además, con esa ley, el Gobierno busca financiar un proyecto para mejorar, de forma sustancial, la calidad de los combustibles que se consumen en el país.

Al respecto, Correa indicó que de los 360 millones de dólares que se calcula generará la reforma impositiva, 200 millones se dirijan a "mejorar la calidad de los combustibles".

Recordó que el diesel que se consume en el país posee 7.000 partes por millón de azufre, un indicador muy alto que se prevé reducir a 500 partes por millón en enero y a 250 partes por millón a partir de julio próximo.