El secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, negó hoy que Washington vaya a retirarse del programa de desarrollo del avión de combate "invisible" F-35 por problemas presupuestarios.

Panetta, que se encuentra en la localidad canadiense de Halifax donde hoy se inició el III Foro Internacional de Seguridad al que asisten autoridades militares de todo el mundo, añadió que el F-35 es la mejor opción para las necesidades militares de Estados Unidos y que Washington conseguirá financiar el proyecto.

"Este es el avión de combate del futuro y en muchos sentidos realmente no tenemos alternativa", afirmó Panetta durante una rueda de prensa en Halifax tras reunirse con el ministro de Defensa de Canadá, Peter MacKay.

MacKay también rechazó que Canadá vaya a abandonar la planeada adquisición del F-35 pese a las críticas de los partidos de la oposición canadiense que consideran que la compra es excesivamente cara y no responde a las necesidades de defensa del país.

"El programa seguirá adelante", afirmó MacKay.

Canadá tiene previsto adquirir 65 F-35 para sustituir su actual flota de F-18, que constituyen la columna vertebral de la fuerza área del país.

El programa de adquisición, que incluye el mantenimiento de los aviones, está cifrado oficialmente en 18.000 millones de dólares, pero otras fuentes señalan que la cifra final superará los 30.000 millones de dólares por los problemas que está teniendo el proyecto.

La semana pasada Panetta amenazó con cancelar el programa de desarrollo del F-35, un reactor de quinta generación capaz de evadir el radar, si el presupuesto del Pentágono tuviera que reducirse en 450.000 millones de dólares en 10 años como resultado de una falta de acuerdo bipartidista en el comité del Congreso que negocia la reducción del déficit federal.

El coste del desarrollo y adquisición de los aviones F-35, que producirá Lockheed Martin, ha ascendido de forma vertiginosa desde que se inició el programa y en la actualidad se estima que cada unidad costará 113 millones de dólares.