El Departamento de Defensa de Estados Unidos confirmó hoy que han sido exitosas las pruebas de vuelo realizadas con el aparato conocido como Advanced Hypersonic Weapon (AHW), nueva arma que forma parte de su programa de Ataque Global Inmediato (CPGS, por su sigla en inglés).

El AHW, diseñado para volar a velocidades hipersónicas (cinco veces la velocidad del sonido, equivalente a seis mil kilómetros por hora) y de largo recorrido sobre la superficie atmosférica, fue lanzado desde la Base Naval estadounidense para pruebas Antimisiles del Pacífico, en Hawai, a las 11.30 GMT, y destruyó su objetivo como estaba previsto en el atolón Kwajalein, en las islas Marshall, a unos cuatro mil kilómetros, informó el Pentágono en un comunicado.

Una portavoz del Pentágono informó de que, debido a la sensibilidad del proyecto, ninguna imagen del AHW podía hacerse pública.

Un informe publicado el pasado junio sobre las pruebas del AHW indicaba que esta arma sería capaz de "dar al presidente de EE.UU., al secretario de Defensa y al Comando Unificado de Combate la capacidad de destruir con rapidez, retrasar o interrumpir los objetivos del enemigo en apenas unas horas", recogió hoy la cadena ABC.

El objetivo de la prueba era recoger datos del AHW a velocidades hipersónicas y comprobar su rendimiento de cara a misiones de largo alcance, con especial énfasis en la aerodinámica, navegación, orientación, control y tecnologías de protección térmica del aparato.

El AHW "planeó exitosamente en la trayectoria de vuelo deseada" y además tanto plataformas espaciales como navales, aéreas y de tierra lograron recolectar datos de todas sus fases de vuelo, lo que permitirá al Departamento de Defensa desarrollar sus capacidades.

El programa AHW está dirigido y ejecutado por la Agencia Espacial del Ejército de EE.UU. y el Comando de Defensa de Misiles, y fue desarrollado por los Laboratorios Nacionales Sandia, en Albuquerque, Nuevo México.