El gobierno italiano presenta hoy en el Senado las primeras reformas económicas prometidas a la UE, tras cuya aprobación el primer ministro Silvio Berlusconi tiene previsto presentar su dimisión.

Esa enmienda a los presupuestos se presenta en la Comisión de Cuentas del Senado para que pueda ser votada en el pleno ya la semana que viene y la Cámara Baja dé el visto bueno definitivo a finales de este mes, antes, incluso, del que suele ser el plazo habitual a mediados de diciembre.

Una vez que el primer ministro ponga su cargo a disposición de Napolitano se abre el periodo de crisis de Gobierno y el presidente de la República comenzará las consultas para ver si se puede formar un nuevo Ejecutivo, con o sin Berlusconi, y, en el caso contrario, convocar elecciones anticipadas.