Organizaciones peruanas favorables a la despenalización del aborto se reunieron hoy en Lima para analizar la situación de ese "problema de salud pública y de derechos humanos", dijo a Efe Rocío Gutiérrez, responsable del Área de Derechos Sexuales y Reproductivos de la asociación Manuela Ramos.

De acuerdo con la última investigación sobre el tema, realizada en el 2006 por la doctora Delicia Ferrando, "El aborto clandestino en el Perú", las estimaciones sobre la incidencia de aborto señalan que cerca de 371.420 mujeres abortan cada año en la clandestinidad por diversos motivos.

"El Perú es uno de los países con la legislación sobre el aborto más restrictiva del mundo", acotó Gutiérrez, y la falta de un protocolo de ejecución para el aborto terapéutico, única figura legal en el país, incentiva a las mujeres a acudir a la clandestinidad poniendo en grave riesgo su salud.

"En el Perú sólo está despenalizado el aborto terapéutico, pero, en la realidad, no hay un reglamento o protocolo que indique su procedimiento", dijo.

"Esto ocasiona que las mujeres recurran, a espaldas del Estado y de la sociedad, a practicas abortivas que generan un riesgo para su salud e incluso para sus vidas", declaró a Efe la abogada del Estudio para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Demus) Andrea Ofracio.

Desde el Código Penal de 1924 que legalizó la figura del aborto terapéutico, hasta el de 1991 vigente en la actualidad, no se ha producido modificación alguna en relación con el tratamiento del aborto "a pesar que la opinión pública se manifiesta de manera favorable", mencionó Gutiérrez.

Tras un año de funcionamiento de la línea telefónica gratuita sobre el aborto, el Colectivo por la Libre Información de las Mujeres (CLIM) ha registrado 1.750 llamadas de mujeres que en algún momento se enfrentaron a la decisión de practicar un aborto ilegal.

"Las personas que cuentan con dinero pagan clínicas privadas y compran el silencio y las condiciones de seguridad, mientras las mujeres empobrecidas quedan a merced de mafias con el riesgo latente de dañar su salud, perder la vida y ser juzgadas y criminalizadas por su decisión", señala el Primer Reporte Político tras un año del funcionamiento de la línea de aborto del CLIM.

Los datos del "Informe sobre la salud en el mundo 2005" de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que mundialmente se producen cada año unos 46 millones de abortos provocados, de los cuales sólo un 60 % se llevan a cabo en condiciones seguras.

Asimismo, el informe de la OMS asevera que más de 18 millones de abortos provocados son practicados por personas que carecen de la preparación necesaria y/o en un entorno que no satisface los requisitos médicos mínimos, lo que causa 68 000 muertes cada año.

En el caso de Perú, la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes) 2010 registró 400 muertes maternas por año. De acuerdo con la organización Flora Tristán "el aborto ocupa el cuarto lugar como causa de muerte materna (7 %), según el Ministerio de Salud.

Sin embargo, numerosos estudios sostienen que dentro de las muertes por hemorragias (60 %) e infecciones (13 %) se encuentran subregistradas muchas muertes por aborto".

La no aprobación del proyecto de ley para la despenalización del aborto, en discusión desde hace varios años en el Congreso, se debe, según las agrupaciones feministas, a la presión del clero.