El príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa, Camilla, duquesa de Cornualles, visitaron hoy el barrio de Soweto, el antiguo gueto de Johannesburgo que prendió la mecha contra el régimen racista del apartheid.

La pareja, acompañada de Graça Machel, la esposa del expresidente sudafricano Nelson Mandela, fue obsequiada con un concierto de gospel en la Plaza de la Libertad, a cargo de 24 intérpretes ataviados con los trajes tradicionales sudafricanos.

Allí, el príncipe Carlos y Camila, que iniciaron ayer una visita a África que les llevará también Tanzania, recibieron la calurosa bienvenida de decenas de escolares que no quisieron perder la oportunidad de ver de cerca a la pareja.

Graça Machel, cuyo marido encabezó la lucha contra el régimen de segregación racial impuesto por la minoría blanca en Sudáfrica hasta el año 1994, mostró al príncipe Carlos el monumento alzado en la clandestinidad, en 1955, contra las políticas del apartheid.

Después, el heredero británico y su esposa participaron en un evento con niños ligado a la Fundación de Nelson Mandela, premio Nobel de la paz en 1993.

En su apretada agenda de hoy, el príncipe se reunió también con empresarios en la capital de Sudáfrica, mientras su mujer visitaba un albergue de mujeres en la misma localidad.

En el último tramo de la jornada, Carlos y Camilla fueron invitados a una fiesta benéfica, para después cenar con el vicepresidente de Sudáfrica, Kgalema Montlanthe, Jefe de Estado en funciones debido a la ausencia del presidente, Jacob Zuma, que se encuentra en Francia para asistir a la cumbre del G-20.

Carlos de Inglaterra y su esposa viajarán mañana, viernes, a la provincia de Kwazulu-Natal (este), donde se entrevistarán con el rey de los zulúes, Zwelithini, y visitarán una reserva natural.

El sábado se trasladarán a Ciudad del Cabo (sur), donde participarán en eventos de concienciación contra el cambio climático, que culminarán con una intervención de heredero británico en la Universidad de Ciudad del Cabo.

El domingo, asistirán a una misa en la Catedral de San Jorge de Ciudad del Cabo, para viajar después a Tanzania.

La pareja tiene previsto permanecer en este último país del 6 al 9 de noviembre, en una visita con alto contenido simbólico, ya que coincidirá con el 50 aniversario de la independencia de este Estado, antigua colonia británica.