El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno en las elecciones del próximo 20 de noviembre, Alfredo Rubalcaba, se declara "completamente convencido" de que ETA no volverá a matar en una entrevista que publica hoy el diario "The Washington Post".

En la entrevista, Rubalcaba pasa revista también a su programa electoral para los comicios y admite errores en la gestión de la crisis por parte del Gobierno socialista, como que "tendríamos que haber reventado antes la burbuja inmobiliaria".

El PSOE se encuentra quince puntos por debajo del Partido Popular en las encuestas, algo que a juicio del ex ministro del Interior se debe no a una censura de los ciudadanos contra las políticas del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sino al alto nivel de desempleo, del 21 por ciento.

"Lo que es peor es que la gente tiende a sentirse muy pesimista. Tenemos la primera generación de jóvenes que sienten que su calidad de vida será peor que la de sus padres. Y sobre esa perspectiva pesimista es sobre la que tenemos que hacer algo", explica.

El candidato socialista reconoce el "gran descontento" social por el desempleo, aunque considera que "hasta ahora hemos conseguido mantener la paz social", algo que atribuye en buena parte al esfuerzo de los sindicatos para mantener el diálogo.

Rubalcaba, que promete que en los próximos dos años se alcanzará el objetivo de reducir el déficit público al 3 por ciento del PIB, subraya las diferencias con su rival en los comicios, Mariano Rajoy, al indicar que "nosotros creemos que se puede superar esta crisis sin reducir de modo significativo los derechos o protecciones sociales".

También expresa su apoyo a gravar a las grandes fortunas, algo que rechaza el líder de la oposición, y promueve recortes de impuestos para las pequeñas y medianas empresas al tiempo que se eliminan algunas desgravaciones para las compañías de gran tamaño, algo a lo que también se opone Rajoy.

Aunque reconoce que tiene por delante una "batalla difícil", considera que "España tiene que hacer cambios significativos y me gustaría que esos cambios se hicieran con los mismos principios que nos han llevado hasta aquí".

El aspirante socialista hace referencia también en la entrevista al anuncio del fin de la violencia de ETA hace diez días.

ETA, considera, "ha renunciado a la violencia porque no podía continuar con ella. Estaban muy debilitados y sus números eran muy pequeños. En el País Vasco no quedaba nadie que creyera que la actitud violenta les iba a llevar a ninguna parte".

"No es que de repente les saliera la conciencia. Estaban completamente derrotados por las fuerzas del orden", explica, antes de puntualizar que "personalmente estoy convencido de que ETA nunca volverá a matar en España. Se ha acabado".

Como ministro del Interior en los últimos cinco años, Rubalcaba desempeñó un importante papel en el declive de la organización terrorista en los últimos tiempos, algo de lo que se enorgullece.

"Si hay algo que pueda haber contribuido a poner fin al terrorismo, eso sería suficiente logro para toda mi carrera política", sostiene.