Los ministros de Relaciones Exteriores de Perú, Rafael Roncagliolo, y de Ecuador, Ricardo Patiño, acordaron hoy impulsar la cooperación bilateral con énfasis en el desarrollo y la inclusión de las poblaciones de menores recursos económicos de su frontera común.

Roncagliolo y Patiño se encontraron hoy en la ciudad de Piura, en el norte de Perú, para participar en la Décima Reunión de la Comisión de Vecindad Peruano-Ecuatoriana.

Esta cita fue la antesala al encuentro entre los presidentes de Perú, Ollanta Humala, y Ecuador, Rafael Correa, quienes se reunirán junto a sus gabinetes de ministros el próximo 17 de noviembre, en la ciudad peruana de Jaén.

Durante la cita de hoy, los ministros de Relaciones Exteriores recibieron sugerencias de autoridades, empresarios locales y regionales y dispusieron medidas para impulsar y hacer más efectiva la cooperación, informó la cancillería peruana.

Acordaron, además, trabajar "en una renovada agenda de cooperación que privilegie el combate a la pobreza y el desarrollo social de la zona fronteriza para el próximo decenio".

Los ministros destacaron los avances y el dinamismo del proceso de integración y recibieron los informes de la Secretaría de la Comisión de Vecindad y del Fondo Binacional de Desarrollo e Integración Fronteriza.

La Comisión de Vecindad reúne los Comités Técnicos Binacionales de Régimen Fronterizo y Derechos de las Personas; Asuntos Sociales, Culturales y de Cooperación; Facilitación del Comercio, Turismo e Inversiones; y Asuntos Productivos y Ambientales.

Roncagliolo y Patiño acogieron la sugerencia, que será comunicada a los jefes de Estado de sus países, para que se extienda la vigencia, durante diez años, del Plan Binacional de Desarrollo e Integración Fronteriza.

Dispusieron, además, que se intensifiquen los trabajos conjuntos, con prioridad en las actividades en la zona de frontera, así como la puesta en funcionamiento de un Centro Binacional de Atención en Frontera del Eje Vial.

También acordaron acelerar la homologación de títulos y certificados de estudios, implementar un programa conjunto de promoción turística binacional y la estandarización de los requisitos sanitarios para productos de origen animal y vegetal.

Asimismo, dispusieron que las cancillerías refuercen su presencia y coordinación con las autoridades locales y regionales en las zonas de frontera y acordaron reunirse nuevamente en tres meses para hacer el seguimiento a estos acuerdos.