La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, afirmó hoy que América Latina debe aprender a "crecer para igualar y a igualar para crecer", porque sigue siendo campeona de la desigualdad.

Bárcena presentó hoy en Asunción el informe "Espacios Iberoamericanos. Hacia una nueva arquitectura de Estado para el Desarrollo", como contribución al debate de la XXI Cumbre Iberoamericana que comienza mañana en esta ciudad.

La CEPAL presentará mañana en Asunción otro informe, este centrado en las perspectivas económicas de la región para 2012.

Para Bárcena, América Latina vive "una inédita coyuntura", en un momento de confluencia de varias crisis en el mundo, financiera, alimentaria, de seguridad y climática, que está haciendo repensar muchas cosas, incluido el modelo de sociedad y de Estado, pero con un crecimiento mayor que el de los países desarrollados.

En este momento es clave que los países latinoamericanos tengan una agenda con "pensamiento propio y con la igualdad en el centro", agregó ante los asistentes al foro.

Para reducir la desigualdad no alcanza con políticas ni gastos sociales, hay que cerrar brechas internas y externas y mejorar la productividad, continuó.

Pero, en cualquier caso, la "llave maestra" es para Bárcena la inversión y el ahorro, algo a lo que hasta ahora no se le prestó la debida atención a su juicio.

El informe hace hincapié en el tema de esta cumbre, "La transformación del Estado" como herramienta para el desarrollo, y compara una serie de indicadores de países latinoamericanos con los de España y Portugal, países que lograron un cambio radical en 30 años.

Bárcena señaló también que entre los activos de América Latina está el haber aprendido de su pasado y anunció que la CEPAL quiere organizar algún tipo de "conmemoración" o reflexión acerca del 30 aniversario del estallido de la crisis de la deuda externa en América Latina al que piensa invitar a líderes europeos para advertirles de que "no cometan los mismos errores que ellos".

La secretaría ejecutiva de la CEPAL advirtió también a los países latinoamericanos que ya hay repercusiones en la región de la crisis en Europa y EE.UU. y que en 2012 se sentirá una desaceleración de la economía.

Hoy es más importante el movimiento sur-sur que el norte-norte en lo que se refiere al comercio y a nivel general, la acción se traslada del norte al sur y del Atlántico al Pacífico, agregó.