El movimiento islamista tunecino Nahda, que parte como favorito en las elecciones para la Asamblea Constituyente que se celebran mañana, espera terminar los comicios en primer lugar y no excluye obtener mayoría absoluta.

El jefe de Nahda, Rachid Ghanuchi, admitió en una entrevista publicada hoy por el diario francés "Le Parisien" que teniendo en cuenta que es la primera vez que hay elecciones libres en Túnez es "difícil hacer un pronóstico".

Pero añadió que espera "obtener la mayoría. Y no excluyo que sea una mayoría absoluta".

Ghanuchi insistió en que su partido está abierto a formar alianzas y que sólo descarta a las formaciones "que colaboraron con el antiguo régimen" de Zine el Abidín Ben Alí, derrocado por la revuelta popular de comienzos de año.

El máximo responsable de la formación integrista, que pasó una veintena larga de años en el exilio hasta la caída de Ben Alí, advirtió de que estarán muy vigilantes para que un pucherazo no les prive de la victoria y que, aunque no piensan convocar protestas, "si la población baja a la calle, estaremos a su lado".

Reiteró los mensajes de moderación sobre sus intenciones, y así remachó que no tienen intención de imponer la ley islámica ni el velo islámico para las mujeres.

"La 'sharia' no se puede imponer a nadie, aunque represente la justicia y la libertad. Es un problema de conciencia. Como el velo: la mujer debe poder elegir", argumentó.

"Nahda es un partido democrático y moderado que se refiere al Islam como los partidos demócrata cristianos se refieren al cristianismo", concluyó Ghanuchi.