El Gobierno chileno aseguró hoy que las protestas a causa del conflicto estudiantil que se prolonga ya por medio año no van a derivar en una situación de violencia incontrolada.

"No va a haber un estallido social", aseguró este viernes el ministro portavoz, Andrés Chadwick, en un encuentro con corresponsales extranjeros en el que se mostró convencido de que la discusión del presupuesto para 2012 permitirá destrabar este conflicto.

"Este país ha vivido momentos muy difíciles en el pasado, y es consciente de lo que significó la polarización política y del alto precio que pagó", señaló en alusión implícita al golpe militar de 1973.

Por ello, el ministro secretario general de Gobierno piensa que "la inmensa mayoría" de los chilenos va a respaldar una salida negociada a las demandas de los estudiantes, que reclaman profundas reformas al sistema educativo.

Y además confía en que la Concertación, la principal fuerza de la oposición, llegue a un acuerdo para sacar adelante las cuentas públicas del próximo año.

El presupuesto de 2012 incorpora algunas mejoras, insuficientes en opinión de los estudiantes, para avanzar hacia un sistema educativo más igualitario.

Entre ellas figura la renegociación de la deuda de 110.000 estudiantes que solicitaron préstamos para ir a la universidad, un aumento de los recursos para becas que beneficie al 40 por ciento de la población más pobre, y "créditos blandos" con aval del Estado.

El Ejecutivo "tiene la voluntad" de que las becas alcancen al 60 por ciento de los jóvenes con menos recursos, y está abierto a la posibilidad de estudiar una reforma tributaria, pero, eso sí, una vez que hayan sido aprobados los presupuestos, puntualizó Chadwick.

A pesar de que esta semana el presidente del Banco Central, José de Gregorio, advirtió de que "el clima de turbulencias político-social no es el más adecuado para enfrentar un deterioro (económico) mayor en el mundo", el portavoz de La Moneda sostuvo hoy que las demandas sociales no están afectando a las inversiones en Chile.

Por el contrario, Chadwick criticó con severidad a los Gobiernos europeos que se ven afectados por graves problemas de déficit, a los que echó en cara su supuesta despreocupación en el manejo del gasto público.

"Que Europa no haya controlado su déficit fiscal nos está causando graves problemas a las economías en desarrollo", afirmó el ministro Chadwick, quien recalcó que el Gobierno de Sebastián Piñera no va a cometer imprudencias de ese tipo.

"Chile no es así. Este Gobierno no va hacer eso. No queremos ser como los países europeos", enfatizó.

Por otro lado, el portavoz gubernamental rechazó las acusaciones de brutalidad policial por la actuación de los carabineros en las manifestaciones estudiantiles hechas por organizaciones de derechos humanos y gremios periodísticos.

"Ha habido más gravedad de la violencia de los encapuchados que de la policía", afirmó Chadwick, quien puntualizó que las eventuales actuaciones indebidas de las fuerzas antidisturbios serán investigadas y sancionadas.

Sin embargo, el ministro se quejó de que los jueces de garantía hayan dejado en libertad a los más de 1.700 detenidos en seis meses de protesta estudiantil, y sólo cinco hayan sido condenados.

"Tenemos una dificultad importante con los jueces de garantía por la forma en que interpretan la ley y evalúan las pruebas y testimonios que se les entregan", se quejó Chadwick, quien anunció que el Ministerio del Interior ha constituido un grupo de abogados "para rectificar esas decisiones".