Las elecciones regionales y locales del 30 de octubre en Colombia estarán marcadas por un clima preelectoral mucho más violento que el de los comicios de 2007, y perjudicadas por nuevas tensiones políticas en el Gobierno nacional.

Así lo aseguró hoy la periodista e investigadora colombiana Claudia López, conocida por la demanda que el expresidente Ernesto Samper interpuso contra ella por injuria y calumnia a raíz de un artículo de 2006, en el que le acusaba de haber permitido que el cartel de Cali financiara su campaña.

"Estamos mucho mejor que en las elecciones regionales de 1997, o de 2000. Pero hemos perdido muchas cosas con respecto a 2007", aseguró López en una conferencia sobre los comicios en el centro de estudios Brookings de Washington.

Los crímenes en el periodo preelectoral "se han duplicado" con respecto a 2007, lo que significa que "hay el doble de candidatos secuestrados o muertos", indicó la experta, que superó este año con un fallo a su favor el proceso iniciado por Samper.

Esto se debe, en su opinión, a la "fragmentación y competitividad" creada entre las bandas armadas por el proceso iniciado por el Gobierno de Álvaro Uribe entre 2003 y 2006 para desmovilizar a más de 31.000 paramilitares.

"Elegimos tratarles como activistas políticos, y no lo son. Los narcotraficantes no pueden desmovilizarse. No tienen un plan de jubilación", indicó López.

Ese proceso acabó con las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), pero creó un tenso equilibrio de poder entre el resto de las fuerzas, cuyas constantes demostraciones de hegemonía explican el auge de la violencia en muchas de las regiones, explicó.

También creó contradicciones, como la de que la banda de Los Rastrojos "sea hoy, con diferencia, el mayor grupo armado del país, y aún así nadie hable de ello".

Por otra parte, los gobiernos estatales y locales "se han convertido en un enorme recurso para aquellos interesados en el lavado de dinero", que tratan de acercarse a esas administraciones y aumentan el riesgo de corrupción.

Un 10 por ciento de los candidatos que aún compiten en los comicios de este año tienen "algún tipo de historial criminal", lamentó López.

Según la periodista, el presidente Juan Manuel Santos se presentó como "un continuador" de Uribe, pero en la práctica ha dado "mucho más poder a las fuerzas urbanas" dentro de la coalición de Gobierno.

"Esto ha aumentado la tensión para los dirigentes regionales, que sienten la necesidad de demostrar su poder ante Santos, y la tentación de recurrir para ello al apoyo de viejos amigos", indicó.

López recordó, no obstante, que "todos los años en los que hay elecciones regionales son más sangrientos que el año anterior".

"Es la historia de Colombia", afirmó.

Además de alcaldes, concejales y diputados, los colombianos designarán el 30 de octubre próximo gobernadores y, en el caso de las grandes ciudades, juntas administradoras locales (JAL).