El gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) dudó hoy de la muerte del líder libio Muamar el Gadafi, mientras la oposición consideró la noticia como una "pesadilla" para el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, que busca ser reelegido el próximo 6 de noviembre.

El secretario de relaciones internacionales del FSLN, Jacinto Suárez, declaró a Efe que necesitan "más tiempo" para confirmar la veracidad de la noticia y argumentó que un vídeo en el que se ve a Gadafi ensangrentado y arrastrado por un grupo de personas puede ser un "montaje".

"Hay que esperar, porque hicieron un montaje en la Plaza Verde. ¿Por qué no hacer un montaje con la muerte de Gadafi?", inquirió.

Suárez explicó que los sandinistas mantienen que meses atrás los opositores a Gadafi hicieron un "montaje" con la toma de la emblemática Plaza Verde de Trípoli y lo mismo podría ocurrir ahora con la noticia sobre la muerte del líder libio.

El vicepresidente del Consejo Nacional Transitorio, Abdelhafiz Ghoga, confirmó hoy en una rueda de prensa televisada desde Bengasi, en el este de Libia, la muerte de Gadafi en la ciudad de Sirte.

"Gadafi ha muerto a manos de los rebeldes", dijo Ghoga en la rueda de prensa.

En Managua, sin embargo, Suárez mantuvo en duda la veracidad de esa información.

"Hay que esperar que la gente de Gadafi confirme su muerte o que lo hagan sus familiares, para saber qué diablos pasó", insistió.

Por su parte, el excanciller nicaragüense y actual diputado liberal opositor Francisco Aguirre Sacasa dijo a Efe que la muerte de Gadafi es una "pesadilla" para el presidente Ortega, que busca ser reelegido en los comicios del 6 de noviembre.

"Esta noticia imponderable se convierte en una pesadilla para Ortega, porque Ortega pierde a un viejo amigo, al primero que le dio ayuda desde los años ochenta (del siglo pasado)", señaló Aguirre Sacasa, aspirante a la Vicepresidencia por el opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

Indicó que Ortega se mantuvo "fiel al tirano", en referencia a Gadafi.

"Era un tirano con pocos amigos, pero Ortega le fue fiel pese a que el tirano era nocivo para todos sus amigos", apuntó.

El gobernante nicaragüense, favorito para ganar los próximos comicios, todavía no reaccionó a la muerte de Gadafi, pero siempre expresó su respaldo al líder libio y condenó los "bombardeos masivos" de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), a la que calificó de "genocida".

El pasado 3 de septiembre Ortega reafirmó su respaldo a Gadafi, desconoció la legitimidad del Consejo Nacional de Transición libio como autoridad legítima en el país africano y advirtió a la OTAN de que, por haber "sembrado vientos", "cosechará tempestades".

Mientras, el candidato opositor a la Presidencia Fabio Gadea, el segundo en la intención de votos, según las encuestas, dijo en una rueda de prensa que "así mueren los dictadores", en alusión a Gadafi.

Gadea, de la alianza Partido Liberal Independiente (PLI), se refirió al tema en compañía del poeta y sacerdote trapense Ernesto Cardenal, ministro de Cultura durante el primer Gobierno sandinista (1979-1990), que ofreció su respaldo a su candidatura.