La ONU votará mañana qué cinco nuevos países ocuparán los puestos que a partir de enero quedarán vacantes entre los miembros no permanentes del Consejo de Seguridad, una votación en la que se prevé que Guatemala se hará con el sillón correspondiente a los países latinoamericanos y del Caribe.

La Asamblea General de la ONU elige así este viernes los cinco Estados miembros que tomarán el relevo para el período 2012-2013 en los puestos temporales que quedarán libres cuando termine el mandato de Bosnia, Brasil, Gabón, Líbano y Nigeria en el máximo órgano internacional de seguridad.

Se trata de cinco de los diez puestos reservados para miembros no permanentes y a ellos optan varios países por cada grupo regional que propone los nombramientos, aunque por el momento Guatemala es el único país que en principio tiene asegurado su ingreso al ser el único candidato del Grupo de Países Latinoamericanos y del Caribe (GRULAC).

Guatemala, que pese a ser miembro fundador de la ONU jamás ha sido miembro del Consejo de Seguridad, reemplazará a Brasil y contará con la compañía de otro país latinoamericano, Colombia, cuyo mandato expirará a finales de 2012.

De los otros cuatro puestos, dos corresponden al grupo de países africanos -actualmente ocupados por Gabón y Nigeria-, uno a los asiáticos -ostentado en la actualidad por Líbano- y otro a los de la Europa del Este, que está ocupado por Bosnia.

Para todos ellos hay distintos candidatos y destaca la pugna existente en el grupo africano por el llamado "asiento árabe", que cambia entre países africanos y asiáticos cada dos años y por el que ahora compiten al mismo tiempo Mauritania y Marruecos.

Ambos países han estado con anterioridad en el Consejo de Seguridad: Mauritania en 1974-1975 y Marruecos en los períodos 1963-1964 y 1992-1993.

La posibilidad de que Marruecos se haga con el puesto ha levantado las críticas del Frente Polisario del Sahara Occidental, cuyos representantes consideran que Rabat no puede estar representado en un órgano que tiene en su agenda de trabajo la resolución del conflicto entre marroquíes y saharauis.

El otro asiento africano estaría en principio fuera de disputa y acabaría en poder de Togo, país que ya sirvió un término en el Consejo de Seguridad, en el período 1982-1983.

Para el puesto asiático compiten Kirguizistán, que nunca ha estado presente en el Consejo de Seguridad, y Pakistán, que ha estado representado en seis ocasiones repartidas en cada una de las últimas seis décadas.

Por el puesto para Europa oriental compiten Azerbaiyán, que jamás ha estado representado; Eslovenia, que estuvo presente como Estado independiente en el Consejo en 1998-1999, y Hungría, que logró un puesto en 1968-1969 y en 1992-1993.

Para que un país sea elegido, independientemente de si cuenta con el respaldo unánime de su grupo regional, debe obtener el respaldo de dos tercios de los miembros de la Asamblea General que estén presentes en la votación.

Si el aforo es completo, con los 193 miembros presentes, se necesitan 129 votos afirmativos.

El Consejo de Seguridad de la ONU está compuesto por quince miembros, cinco de los cuales son permanentes -Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y China-, mientras que los otros diez se van ocupando por períodos de dos años por distintos países, los conocidos como miembros no permanentes.

De esos diez miembros, este diciembre expira el mandato de Bosnia, Brasil, Gabón, Líbano y Nigeria, mientras que permanecerán hasta finales de 2012 Alemania, Colombia, India, Portugal y Sudáfrica.