El ministro peruano de Asuntos Exteriores, Rafael Roncagliolo, subrayó hoy en París la necesidad de "defender el libre tránsito de las personas" en una época en la que "todos quieren el tratado de libre comercio de bienes y capitales".

En declaraciones a un pequeño grupo de periodista en la embajada de Perú en París, Roncagliolo comentó además la buena situación de los 140.000 peruanos que viven en España.

"Somos críticos con lo países que no dan facilidad para regularizar su situación a los emigrantes y por supuesto muy críticos con las manifestaciones xenófobas que se dan en algunos países", dijo.

Los emigrantes "son un servicio muy importante tanto en su país de origen como en su país de destino", resaltó el canciller peruano.

Este explicó que no pudo abordar este asunto sobre inmigración durante "la visita de cortesía muy breve" que mantuvo ayer con su colega francés, Alain Juppée.

"No tuve oportunidad de mencionar el tema", precisó Roncagliolo, que el sábado inició en Madrid una gira por Europa que le llevará además a Bruselas y Berlín.

Añadió que "la atención" a los peruanos que viven en el extranjero -14.000 de ellos en Francia- es de "gran importancia" para el Gobierno que desde el pasado junio preside Ollanta Humala Tasso.

"En la medida de nuestras posibilidades tratamos de apoyar a los peruanos que quieren volver", pero "no podemos cambiar la legislación de los países que deciden no ser amables con los emigrantes o incluso violar sus derechos humanos", explicó.

Pese a la crisis, subrayó, tan sólo volvieron 3.000 peruanos de España, y sólo 600 "se acogieron a facilidades para el retorno, lo que quiere decir que muchos están bien", entre otras razones gracias a "las facilidades que brinda España", donde muchos peruanos se nacionalizaron.

El canciller, que en Madrid se entrevistó con su colega, la socialista Trinidad Jiménez, y con el candidato conservador a las elecciones generales del 20 de noviembre, Mariano Rajoy, en París sólo se reunió con Juppé.

"No era una visita a Francia la que yo he hecho, sino una reunión de trabajo con el equipo de abogados", que defenderán en la Corte Internacional de Justicia de La Haya la demanda peruana para fijar la frontera marina con Chile.

Respecto a este contencioso, Roncagliolo explicó que "no hay un límite marítimo con Chile y pedimos que la corte lo fije".

"Chile sostiene una posición a favor del paralelo y nosotros una posición a favor de la equidistancia entre la línea que corresponde a la soberanía de los dos mares", precisó.

"Lo más importante" es que tanto Perú como Chile han declarado que van a aceptar el fallo, lo que quiere decir "que vamos a actuar como países civilizados", subrayó el ministro, "muy confiado" con que posición peruana gane en los tribunales.

La próxima etapa es la oral, que, según dijo, espera que el Tribunal fije "en algún momento de 2012", y destacó que "el mundo está empezando a resolver sus problemas por estas vías judiciales y jurídicas y no por las guerras", algo que "es buenísimo".

Sobre su reunión con Juppé, dijo haber encontrado "un excelente ánimo y una buena comprensión" hacia el nuevo gobierno peruano, que, según él, permitirá "desarrollar un marco de acciones conjuntas muy importante" en distintas materias como defensa y seguridad.

También de asesoría, por parte de la Escuela Nacional de Administración (ENA) para formar los cuadros de la administración publica peruana, comentó.

El canciller peruano declaró asimismo, que el presidente Humala, que "tiene mucho interés por venir a Europa" y en particular a este país, "tiene una invitación de Francia", cuya fecha está por fijar y "ojalá sea en el primer semestre del año".