El presidente uruguayo, José Mujica, inició hoy su visita oficial a Bélgica con un encuentro con el jefe del Estado, el rey Alberto II, al que seguirán dos jornadas de reuniones con empresarios, autoridades belgas y de la Unión Europea (UE).

Tras volar desde Alemania, Mujica fue recibido por el monarca en su residencia, el palacio real de Laeken, situado a las afueras de Bruselas.

A la entrevista con el Rey le seguirá una jornada de reuniones de marcado carácter empresarial en la ciudad de Amberes (norte del país), uno de los motores económicos belgas.

La delegación uruguaya tiene previsto visitar el puerto de la ciudad, uno de los más importantes de Europa, y celebrar un encuentro con empresarios belgas.

Entre ellos figurarán los responsables de Katoen Natie, compañía que administra la terminal de contenedores del puerto de Montevideo.

Mañana, Mujica se reunirá con el primer ministro belga, Yves Leterme, y con el responsable de Exteriores del Gobierno, Steven Vanackere, en una cita que supondrá el último acto con autoridades del país.

Posteriormente, será el turno de las instituciones europeas, donde el presidente de Uruguay tiene previsto encontrarse con sus principales dirigentes.

Así, se entrevistará con el presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek; con el del Consejo, Herman Van Rompuy; y con el de la Comisión, José Manuel Durao Barroso.

Tras el encuentro con este último, Mujica comparecerá ante la prensa por última vez antes de poner fin a su gira europea y regresar a Uruguay.